Insólita confusión se produjo en Stuttgart.


Felix Auger-Aliassime venció a Gilles Simon para avanzar a los cuartos de final del ATP 250 de Stuttgart con una polémica jugada que sería descarado dejarla pasar por alto.

Al finalizar el primer set, el canadiense tenía el servicio y había conectado un ace, supuestamente. Sin embargo, la pelota se había ido claramente ancha y por mucho.

Ahí fue cuando la indignación invadió a Simon, pero este no pudo pedir el Ojo de Halcón ya que se le habían agotado los Challenge. Todavía no entendemos como la dieron buena a esa pelota…


“No me preocupa el retiro de Federer”. ¿Quién lo dijo?

El game que duró solamente 29 segundos

Pospisil derriba un mito: ¿Se puede vivir del tenis estando fuera del Top 50?