Un nombre que de seguro sorprenderá a muchos.


Su Majestad, La Perfección Suiza, El Expreso Suizo, y muchos otros más. A lo largo de su carrera, Roger Federer tuvo innumerables apodos, pero hubo uno que llamó la atención del propio suizo:

“Tuve muchos apodos a lo largo de mi carrera, unos más originales que otros. Pero el que más me gustó fue “Dark Federer”. Me pusieron así porque siempre jugaba vestido de negro en las sesiones nocturnas del US Open. Las personas me llamaban así por mi equipamiento y no por mi personalidad. Todos saben que soy todo menos diabólico”.

Foto principal: El País