La noticia de que hay muchas chances de que Juan Martín del Potro dispute la Copa Davis en 2015, y que lo haga frente a Brasil, nos alegró a todos. La ensaladera es la gran deuda del deporte argentino y que el mejor jugador argentino de la actualidad esté presente en las filas nos llena de ilusión.

Ahora, no concuerdo con aquellos que dicen que Del Potro está solo. A veces tengo la impresión de que tenemos una memoria frágil. Juan Martín del Potro no juega la Copa Davis desde 2012 y, sin embargo, Argentina continúa en el grupo mundial.

Este año derrotó a Israel como visitante con una impresionante actuación de Leo Mayer y en 2013 alcanzamos las semifinales derrotando a Francia, Alemania, y cayendo en dicha instancia con República Checa, a la postre bicampeón.

Seamos respetuosos y tengamos memoria. Está bien que para ilusionarnos e ir en busca de la corona necesitamos a Delpo. Pero no faltemos el respeto del resto del equipo. Que luchó y luchó para que hoy Argentina aún tenga chances y esperanzas para seguir soñando.