Un análisis más exhaustivo del ATP de Buenos Aires 2020. ¿Fue un buen torneo?


Pasó una semana de nuestro Argentina Open y seguimos con ganas de dedicarle más páginas a un evento que podríamos calificarlo como misterioso, surrealista, impresionante o emocionante. No fue un torneo más, celebraba su edición número 20, y los organizadores tenían pensado una de las mejores versiones de su historia, pero lamentablemente las malas noticias fueron llegando. Unos días antes del inicio, fue el mismísimo Dominic Thiem quien informaba su deserción debido al desgaste que había tenido en el Australian Open. A las pocas horas tuvimos doblete con la baja del segundo preclasificado, el italiano Matteo Berrettini. Dos golpes muy fuertes. Estábamos hablando de dos Top Ten que sin dudas iban a darle un plus al torneo. Si también le sumamos la baja del chileno Cristian Garín (flamante campeón en el ATP de Córdoba) minutos antes de salir a jugar contra Facundo Díaz Acosta, podríamos decir a esa altura que el panorama era decepcionante.

Pero Buenos Aires respondió como siempre, y empezó a ofrecer desde sus primeras jornadas partidos de muy buen nivel y con las emociones que el amante del tenis viene a buscar y necesita experimentar. El partido por los cuartos de final entre Diego Schwartzman y Pablo Cuevas fue la máxima expresión de un duelo para el infarto, de una épica que tuvo de todo, con un tie break que disputaron en el segundo set para verlo y recordarlo por siempre. Sin dudas el partido del torneo y uno de los más emocionantes de la historia del Argentina Open.

Con todas las dificultades que hemos mencionado, quisimos analizar y ver en qué lugar se ubicaría la última edición del certamen en comparación a las pasadas, teniendo en cuenta el nivel de los jugadores favoritos según quedó reflejado en el ranking ATP de los mismos.

Con un ranking promedio oscilando en el puesto 31° entre todos los preclasificados, ¿es la edición 2020 la de más bajo nivel de la historia? Para sorpresa de muchos especialistas que ya lo daban por cierto, podemos afirmar que el último ATP de Buenos Aires NO es la de más bajo nivel en cuanto al ranking, y que se ubica en la posición número 16 entre los 20 torneos disputados hasta el momento.

A continuación podemos ver un cuadro con el promedio de ranking entre los jugadores preclasificados de todas las ediciones del torneo, entendiendo que a mayor promedio de ranking, menor nivel de jugadores:

Podemos observar que la edición del año 2009 fue la que tuvo el mayor promedio de ranking entre los jugadores preclasificados, por lo tanto la de más bajo nivel de jugadores. En ese torneo que finalmente ganara el español Tommy Robredo, el promedio fue de 33,88. Las ediciones del 2015 con 33,00 y la del 2010 con 32,38 también tuvieron un nivel más bajo que el torneo del 2020.

Las mejores 4 ediciones del Argentina Open hasta el momento, fueron la del año 2016 ganada por Dominic Thiem (promedio 17,63), la del 2012 dónde salió campeón David Ferrer (promedio 18,38), la del 2004 con Guillermo Coria levantando el trofeo (promedio 21,13) y la del 2018 con la segunda conquista del austríaco Thiem (promedio 22,00). Cabe destacar también que en el 2016 fue la única vez que pudimos contar con 3 jugadores en el Top Ten del ranking: Nadal (5), Ferrer (6) y Tsonga (9). A continuación podemos observar un cuadro con el detalle de los jugadores preclasificados de las mejores 4 ediciones del torneo:

Es justo aclarar que de no haber sufrido las ausencias de Thiem y de Berrettini, el promedio del último torneo hubiera sido de 21,00, y hubiera quedado en la ubicación 3° de la historia. Sin dudas es para destacar y para felicitar a la organización con Martín Jaite a la cabeza, porque habían planificado y habían hecho todo lo posible para que podamos tener en la edición 2020 un evento de lujo. Y si bien faltaron algunos jugadores de calidad, quedó demostrado una vez más que el torneo se la banca.

Foto: Argentina Open