Mentiría si dijera que creo que tenemos chances en esta serie. diegoamuy
Por superficie, instancia y estilo de jugadores, la veo imposible.

Mentiría si dijera que entiendo a Juan Martín del Potro. Respetar no es entender.
Respeto su decisión, no la entiendo, intento convencerme de la justificación por la que está ausente en las fotos, no me llega.
Soy argentino y siempre apoyé a Delpo, siempre creí y creo en su juego. Sigo insistiendo en que tiene potencial para ser número uno del mundo, pero no me pidan que entienda por qué no está, no lo entiendo. Me lo podrán explicar una, cien y mil quinientas veces, pero no me pidan que lo entienda. Mi pasión no tiene lógica.

Mentiría si no explicara la profunda admiración que tengo por el equipo argentino que está ahora en Praga. Son soldados, y están siempre listos.
Están ahí para defender nuestros colores, sabiendo que van a bailar con la más fea.

Mentiría si dijera que soy resultadista, no hay nada, en cuanto a tenis, que añore más que ver a Argentina ganando la Copa Davis.

Pero hay algo que si es verdad, soy de los que admiran a los que dejan todo, a los que no se guardan nada y a los que luchan por un sueño, a los que se levantan una y otra vez.

Dejar todo en cada punto, de eso se trata el tenis.

Alejarse del Sábado o Domingo.
Vamos al Viernes, con el primer game de servicio entre Pico y Radek.
Vamos a jugar una semifinal de Copa Davis frente a los campeones defensores y en su casa.

De 130 países quedan solo cuatro y uno es Argentina.

Pico, Leo, Charly, Zebolla, Fede, Juampi, Martín, Zabala…. Se que van a dejar todo y eso ya es mucho.

Vamos a pelear en el terreno menos favorable, pero vamos a pelear.
Una serie imposible, frente a un rival imposible.
Mi cabeza no encuentra una solución racional para este problema.

Pero siento dentro mío una voz que no puedo callar, es la misma que se presenta en cada compromiso, es un susurro o un grito… que me hacen olvidar lo que pienso.

Son palabras, nací con ellas, todo sería más fácil si pudiera desecharlas, pero no puedo.
Todo sería más tranquilo, más predecible y más triste a la vez.

Es lo que me conecta con mi esencia, con los demás, sean jugadores, cuerpo técnico, colegas.

Es un abrazo entre dos desconocidos en una hinchada.

Es la pasión…., lo que me hizo estar ahora aquí y escribiendo estas líneas.

Es lo que me lleva a conectarme con todos ustedes.

Mentiría si les dijese que vamos a ganar.

Pero también les estaría mintiendo si les dijera que hay dos palabras que no son capaces de lograr las cosas más imposibles en los lugares más remotos y hostiles.

Son dos palabras, pero es mucho más.

Cuando las lean, se van a dar cuenta.

¡VAMOS ARGENTINA!

Texto: Diego Amuy para BAtennis