La piramidal disposición del ranking, las preclasificaciones, el prizemoney y todo lo que está bien pueden hacernos perder el foco.

¿Qué es hacer foco?

¿Cuán acertado es tratar a los jugadores de tenis como leyendas, semidioses o más?

Ojo que en esto debo andar en el top-5 del ranking mundial, estoy lejos de ser perfecto.

¿Conocemos en profundidad a Roger Federer, a Delpo, a Rafael Nadal o a Nole?

¿Qué es lo que tanto nos seduce de tener un ídolo absoluto, intocable y que todo lo hace de manera adecuada?

Los y me invito a reflexionar.

Axel Geller y Alex De Minaur en la final del Orange Bowl 2013

La historia de Axel Geller es bastante particular. A los 14 años se consagró campeón del Orange Bowl (el más prestigioso de los torneos juniors) tras derrotar por 6-7(2) 7-5 y 6-2 a Alex De Minaur, ¿les suena?, en la final. Axel metió una de esas arremetidas a las que nos tiene acostumbrados viniendo desde la clasificación y ganando 16 (DIECISEIS) partidos seguidos en el certamen.

Es de la poderosa camada Argentina 1999, que también integran excelentes jugadores como Camilo Ugo Carabelli, Bautista Otegui, Santiago Taverna y Tomas Etcheverry, entre otros.

Como preparación para disputar JR Wimbledon, Axel Geller obtuvo la semana pasada el prestigioso torneo Junior G1 de Roehampton, en el mismo lugar en dónde se juega la clasificación de Wimbledon.

“Estoy muy contento de haber ganado el torneo y por cómo me salieron las cosas en césped”.
Nos explica Axel.

Desde mañana (lunes 10 de Julio) saldrá a la cancha a ver que pasa en el Main Draw de Wimbledon Junior.

“Está bueno llegar a jugar Wimbledon con confianza pero intento aislarme un poco de los mensajes que me llegan para no distraerme. Cuando termine el torneo tomaré dimensión de lo que hice”.

¿Qué tiene de especial la historia de Axel?
Tiene decidido,  desde hace un tiempo,  ser jugador de tenis profesional pero antes va a estudiar en la universidad de Stanford, en dónde ya fue aceptado tras aprobar el examen de ingreso. Su idea es estudiar Economía o Finanzas y seguir jugando a nivel universitario para luego retornar a probar suerte al circuito pero con un título.

¿Por qué tomó Axel esta decisión?
“Creo que ir a Stanford es el camino más inteligente. Hoy por hoy,  para nosotros es muy difícil aguantarnos los partidos al nivel de los buenos de verdad”.

“Intentaré mechar torneos mientras estudio y hacer un mix entre la universidad y el circuito ATP así voy analizando como me va. Pero estoy seguro que luego de la universidad voy a intentar ser jugador profesional”.

Alguna vez el tío Toni comentó que si su sobrino se creyera especial por saber golpear bien una pelotita de tenis sería algo así como un idiota.

Axel ha decidido encarar dos frentes. Luego de egresarse del colegio San Andrés en Olivos. Desarrollar su tenis y su intelecto. Una apuesta que no será fácil ni ligera.

Creo que un chico que a los 14 años ganó el Orange Bowl viniendo desde la qualy y un torneo G1 sobre césped es capaz de lograr cualquier cosa.

El desafío será disfrutarlo. Durante o después.

Foto: @axelgeller – www.instagram.com/axelgeller

 

 

 

 

Deja un comentario