El tenista de 18 años Bautista Torres ganó el M15 de El Cairo al vencer al estadounidense Toby Kodat por 6-3, 6-3 en la final y se adjudicó, de esta forma, su primer título profesional sin haber cedido un solo set en el torneo.

En una temporada atípica con un calendario acotado, el jugador categoría 2002 llegó a las semifinales del Roland Garros Junior y, tras varias semanas jugando torneos ITF en la capital del país africano, se proclamó campeón.

Torres cierra el 2020 con un gran ascenso en su ranking, ya que subirá varias posiciones ubicándose entre los mejores 900 de mundo. Por otra lado, es el quinto tenista nacido en 2002 en obtener un certamen categoría ITF, previamente lo habían hecho el italiano Lorenzo Musetti, el rumano Nicholas Ionel, el francés Harold Mayot y el español Pablo Llamas. A su vez, está ente los mejores 20 sub 18 del mundo, siendo el mejor sudamericano en esa lista.

En la misma sintonía, tuvo grandes logros a nivel junior, como la final del Orange Bowl 2019 o la ya mencionada semifinal de este año en el certamen parisino, que le permitieron ubicarse entre los 20 mejores del mundo en menores. Ahora, ya insertado de lleno en el profesionalismo, pide pista y se anota como uno de los soldados de La Trinchera.