Siguiendo con la mirada puesta en lo actitudinal, hoy vamos a ver y describir el ESTILO EMPÁTICO:
Y la analogía la hacemos con el elemento AGUA.

Esta tiene la capacidad de ADAPTARSE. Por ejemplo, si metemos nuestra mano en el agua de manera suave, esta será suave. Si golpeamos fuerte el agua, esta será dura.
Por la forma en que fluye, la podemos relacionar con las emociones.
A las personas en dónde predomina este elemento, la característica que más las distingue es la EMPATIA, (ponerse en los zapatos del otro), algo muy difícil, dado que para hacerlo hay que sacarse los de uno y dejar de dar las respuestas que a veces nos vienen en automático, para poder ESCUCHAR de manera más efectiva a la persona con la que interactuamos.
Entendiendo escuchar por: oír, (biológico) + interpretar, (cognitivo).
Entonces, los jugadores de este estilo tendrán como particularidad la de adaptarse a distintas superficies, la SENSIBILIDAD de usar la fuerza del tiro del otro, para generar contragolpeando. También la capacidad de leer lo que el otro puede tirar para así poder posicionarse con anticipación.
Tienen la capacidad de escuchar lo que necesita el partido, OBSERVANDO (ver + Interpretar) al rival para hacer lo que necesita la situación.
Otra particularidad que tienen los AGUA, es la de aguantar las emociones y les cuesta expresarlas, ya sea para festejar un punto si lo ganan, o para descargarse si lo pierden. Será importante observar si hay un exceso de esto, porque existe la posibilidad que si aguantamos demasiado en algún momento explota y generalmente no es de manera constructiva.
A diferencia de los de TIERRA, SIENTEN mas de lo que PIENSAN.
¿Cuál es tu estilo de juego? ¿Que jugadores top identificas con el estilo AGUA?.
¡¡Los espero en la próxima para ver el FUEGO!!

Artículo anterior¡ALARMAS ENCENDIDAS!
Artículo siguienteRoma – Horarios
Martín Paroli
Cuento con 30 años de experiencia en el tenis implementando y desarrollando sistemas de entrenamiento que facilitan el progreso de jugadores en sus distintas edades. Me dedique a entrenar a jugadores de alta competencia, liderando el progreso de jugadores que ocuparon el número 1 del ranking de la categoría sub 18 de argentina. Posteriormente entrené a jugadores profesionales en diferentes niveles y ranking, hasta el puesto 220 ATP. En simultáneo incorporé habilidades vinculadas al liderazgo y la gestión a través de la consultora ProEvolution. En 2016 finalicé mi primera etapa de formación en Neurociencias en la Asociación Educar otorgándome el título de Neurosicoeducador. Actualmente trabajo con equipos de tenis ATP Y WTA en el aspecto actitudinal y en paralelo formándome como Neurosicoentrenador.

Deja un comentario