Pierde con Denis Shapovalov en tercera ronda de Roma.


Una sensación amarga invade el foro itálico. Rafael Nadal cae por 1-6 7-5 6-2 ante Denis Shapovalov, que por momentos dio muestras de buen tenis, aunque todas las miradas apuntaban esta vez al pie de Nadal, que desde el 2-3 en el tercer set pareció no responderle.

“No estoy lesionado, soy un tenista que convive con una lesión. No es nada nuevo, pero lamentablemente, mi día a día es difícil. Me estoy esforzando mucho, pero hay momentos en los que es complicado aceptar esta situación, es frustrante ver que durante días no puedo entrenar con continuidad. Hoy empecé a sentir un gran dolor a mediados del segundo set y era absolutamente imposible jugar para mí. No quiero quitarle mérito a Denis, se ha merecido ganar y ha hecho méritos para ello”.

              Rafael Nadal en un día difícil.

“Es un dolor permanente, a veces más y a veces menos, pero lo de hoy fue una locura. Me encantaría poder decir otra cosa, hablar de tenis, pero esto es lo que hay. Por mucha experiencia que tenga, es difícil gestionar lo que siento ahora. Cuando no soy capaz de moverme bien todo es muy difícil. Lo peor es que siento que vuelvo a tener buen nivel de juego, he sentido cosas muy positivas en el entrenamiento y la competición. No sé qué hacer ahora mismo, no sé si descansar o entrenar. Ir a Roland Garros sigue siendo mi objetivo”.

“El dolor me quita la felicidad, llegará un momento en que mi cabeza diga basta. No solo por el tenis, sino por mi vida. Me gusta jugar, me gusta competir, pero vivir con dolor es muy duro. Solo espero que mi pie me permita seguir compitiendo”

Esto abre un gran número de interrogantes sobre su presencia en Roland Garros y sus aspiraciones a su título número 14. Por primera vez en 13 años el español llegaría a Roland Garros sin ganar un título en polvo de ladrillo en la temporada europea. Poco para decir, el león está herido. Pero sigue siendo un león.

Deja un comentario