El suizo hilvana cinco victorias consecutivas ante Nadal. Detrás de esto, hay una táctica visible que empieza a inclinar la balanza.


Roger Federer ha logrado conseguir casi todo este año. Sin embargo, hay algo aún más valioso en su vida deportiva y es que parece haber descubierto la fórmula y el plan que debe usar para jugarle a su archi-rival en la cancha. Aquél que lo hizo “sufrir” durante toda su juventud hasta el punto de llegar a ser un karma cada vez que debía enfrentarlo.

Las claves en el juego de Roger

1- Jugando sobre la línea de base, sin retroceder ni ceder un centímetro, pegando de sobrepique al estilo “ping pong”.

2- Haciendo un swing más corto en las devoluciones (esto requiere una gran muñeca y sirve para “usar” la velocidad y aceleración de la bola del rival para que regrese con mayor potencia).

3- Firmeza en los impactos, para no dar rienda suelta a la Bestia de Manacor.

Para Federer en los últimos cotejos le fue simple ganar su saque. En cambio, los games de servicio de Nadal son lo más similar a un martirio. Roger ha logrado obtener quiebres veloces en el desarrollo del encuentro.

Lo que antes era un problema para él, ahora todo se resuelve de manera más sencilla. Rafa pega forzado y casi “sacándose” la pelota de encima, sin tiempo para darle una idea específica.

Roger tiene claro que si lo deja jugar, cediendo la iniciativa o devolviendo desde muy atrás, atosigado por el top spin que le imprime Rafa, tendrá muchos inconvenientes y es algo que no le sirvió cuando lo hizo.

La desdramatización llegó hasta el juego mismo

Impacta la naturalidad, comodidad y frescura que tiene el actual 2 del mundo ante él. Parece que enfrentarse al mallorquín fuera una tarea relativamente fácil cuando en la generalidad no lo es, ni lo será jamás. Es uno de lo más ganadores en el año y los demás rivales caen de manera abrupta cada vez que lo tienen enfrente.

Por ahora, quien no encuentra un método para salir a jugarle al suizo es Rafa. Esto podría repercutir en su cabeza. Contrariamente a lo que pasaba antes, donde para Federer tener que medirse ante el español, suponía una pesadilla desde los vestuarios.

Estará en el español, quien tiene herramientas y virtudes de sobra, tratar de contrarrestar el juego del helvético. Eso, si quiere volver a las grandes actuaciones que lo llevaron a dominar el famoso “head to head”.

¿Cambiará la historia?

Fotografías (BBC y ATP World Tour)