A doce años de la conquista en el Us.Open de Juan Martín del Potro, revivimos paso a paso su camino al título.


El 2009 había sido un año con altibajos para Juan Martín del Potro. Comenzaría ganando su quinto título en Auckland y alcanzando la semifinal de Roland Garros. Había vencido a seis Top-Ten antes del Abierto de los Estados Unidos, pero también había tenido algunas derrotas inesperadas.

Sin embargo, el verano americano lo vería en su mejor forma, había conseguido su ranking más alto cuatro meses antes (#5 ATP) y con ese envión anímico afrontó la gira, en donde ganó el torneo de Washington y perdería la final de Canadá con Andy Murray.

Ya en Nueva York, por primer ronda, tendría a un coterráneo, Juan Mónaco. Que para ese entonces ocupaba la posición #42 ATP, y tenia un record positivo sobre “Delpo” por 2-1. Una lucha de estilos, el juego sólido de pocos errores de Mónaco, contra el tenis agresivo de Juan Martin Del Potro. El partido fue todo para Delpo que venció fácilmente en tres sets 6-3 6-3 6-1.

Juan Mónaco un viejo conocido en ronda de 128.

Para la ronda de 64, el rival era Juglen Melzer, zurdo, de gran mano y titular del mejor drop-shot de revés del mundo. Más tarde sería top-ten, pero al momento del partido estaba dentro de los cuarenta mejores jugadores del mundo. Ninguno de estos pergaminos, le sirvió demasiado ante los ataques de Delpo, que se impuso 7-6 6-3 6-3.

Un talentoso de buenos y malos días, la segunda victima.

Cada jugador tiene su fantasma, y Juan Martín tenía el suyo. Y ese nombre era Daniel Koellerer. Le había ganado en el Challenger de Buenos Aires 2005 a un joven Del Potro, con polémica incluida. En este partido la historia fue diferente, pero Juan tuvo un segundo set lleno de imprecisiones hasta que pudo acomodar la carrocería para vencerlo por 6-1 3-6 6-3 6-3.

Daniel Koellerer, uno de los jugadores de peor comportamiento del tour.

Juan Carlos Ferrero, era el primer gran campeón que tenía en el camino. De hecho el español, había llegado a la final del torneo en el 2003. Esa temporada, Ferrero había salido del top-100 a mitad de año y estaba en una repuntada que lo volvería a ver dentro de veinticinco mejores jugadores del mundo. En sus dos enfrentamientos previos también había ganado Ferrero, pero este partido de octavos de final fue un trámite, el cual ganó Delpo por un triple seis tres.

El finalista del Us Open 2003, no pudo hacer nada contra la derecha de Delpo.

Nacieron con cinco días de diferencia y crecieron juntos tenísticamente. Sus antecedentes se remontan a la final del Orange Bowl de 14 años, en donde el Argentino ganaría su primer gran torneo. Esta vez, tampoco sería la excepción, y después de un primer set en donde  Marin Cilic jugó increíble, todo fue para el argentino por 4-6 6-3 6-2 6-1.

Rivales desde niños, Marin Cilic estuvo presente en los grandes triunfos de Delpo.

Dicen que Rafael Nadal no estaba en condiciones para afrontar ese partido de semifinales. Pero nunca lo sabremos. Lo que si sabemos, es que Juan Martín, le dio al español una clase de misiles extra continentales, y lo doblegó por un triple 6-2. Nadal era el #3 del mundo y le había ganado los primeros cuatro enfrentamientos entre ellos, pero Juan Martín se había impuesto en los dos partidos previos al Us Open. Esta victoria completaría una seguidilla de tres partidos ganados en forma consecutiva al español.

Del Potro y Nadal luego de la contundente victoria en semifinales.

Roger Federer lideraba el ranking hace varios años y nunca había perdido con el argentino en los cinco enfrentamientos previos. Pero Delpo había estado muy cerca en la semifinal de Roland Garros y tenía sed de revancha. El partido tuvo todo lo que había que tener para ganar, y la derecha de Juan Martin paso de ser un golpe de tenis al mazo de Thor. Un Federer nervioso, vio como la final se le escurría entre los dedos ante la potencia del argentino. El score fue tremendo 3-6 7-6 4-6 7-6 6-2 para resumir una de las conquistas más importantes del deporte argentino.

Uno de los días más importantes de la historia del tenis argentino.

 

Deja un comentario