El español ganó este domingo el Challenger de Lisboa ante el chileno Christian Garin. Pasaron cinco años desde su última proeza. Una historia que conmueve.


Cuánta agua dejó correr, cuantas veces nadó contra la corriente sin éxito. Cuántos sinsabores, cuántos bajones anímicos y lesiones. Allí está, con 36 años en el lomo y con veinte de carrera, ganando un nuevo torneo.

Tommy Robredo, una de las raquetas más importantes de España hasta hace algunos años, gritó campeón en el Challenger de Lisboa. La final, se la ganó al chileno Christian Garín. Fue 3/6, 6/3 y 6/2, consiguiendo así el 18º título (contando CH, Futures y ATP’s) de su extensa trayectoria.

OTRA BUENA NOTICIA

Desde este lunes, volverá a ser TOP 200 después de muchos años relegado a un ranking que no se condice con su capacidad y su propio recorrido en la ATP. Hace varios años que Tommy transita la plataforma de Challengers con más penas que glorias.

Hoy la gloria llegó, que ojalá le sirva como punto de partida para que su recorrido en el tenis termine de otro modo, más acorde a lo que él merece.

Fotografía principal: Ojo de Halcón vía Twitter