La tenista española de 32 años de edad planeaba que la temporada pasada sea la última de su carrera, pero tras enterarse de su situación buscará cerrar su recorrido tenísitco en los Juegos Olímpicos de Tokio.


Todo comenzó cuando, durante el año pasado, Suárez Navarro empezó a sentir malestares en su estomago, por lo cual decidió visitar un médico y realizarse un hisopado para saber si tenía Covid-19 o no.

“Me hicieron una prueba de PCR para verificar si tenía coronavirus, que al final resultó negativo. Entonces fui al médico porque seguía teniendo dolores de estómago”, comentó la española.

Tras visitar a otros doctores apareció el peor de los resultados: un diagnostico de linfoma de Hodgkin, un tipo de cáncer que la obligaría a realizar quimioterapia y, a su vez, alejarse de las canchas por varios meses.

La ex número 6 del mundo recalcó lo mucho que le ayudó ser una jugadora de tenis, siendo este un deporte individual que te obliga a enfrentarte a muchos problemas solo: “No sabía cómo reaccionaría mi cuerpo ante una situación nueva y sin precedentes como esta, así que han habido días que me ha resultado muy duros físicamente, pero mentalmente lo he manejado muy bien. El tenis te tiene acostumbrado a lidiar solo con las recuperaciones”.

Suárez Navarro disputó su último partido en Doha en febrero del año pasado. Ahora, su objetivo esta situado en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2021 buscando así retirarse del tenis de la mejor manera.

A pesar de su sueño, Carla sabe muy bien que la idea de competir en Tokio no es nada sencillo; “Todo dependerá del ranking. Para singles solo puede haber 4 jugadores en el cuadro y allí están Garbine Muguruza, Paula Badosa, Sara Sorribes y Aliona Bolsova. Sin embargo, espero que si Garbine tiene un buen ranking en dobles, podamos jugar juntas”.




Deja un comentario