Abierto de Australia

Tal como un fénix, el mítico ave que muere y renace de sus cenizas, Roger Federer siempre supo recuperarse cuando casi nadie más lo esperaba