Pablo Revale sigue encontrando testimonios desde el otro lado del mundo.


También te puede interesar:


En los pasillos del Australian Open, allá por la lejana Melbourne, reconforta escuchar el acento de los sudamericanos en cada una de sus lenguas, ya sean argentinos, chilenos o uruguayos. Desde el otro lado de la cordillera, asoma Christian Garín, Gago, Tanque, o simplemente, uno de los proyectos más atrapantes del tenis trasandino que arribó al continente oceánico primero, para disputar con su país la ATP Cup, y después para probar suerte en el primer Grand Slam del año, donde finalmente quedó eliminado en segunda ronda ante el canadiense Milos Raonic.

“Me gusta jugar acá, aunque los resultados no hayan sido los mejores al
principio, pero acá en el Australian Open arranque con el pie derecho y eso me motiva
mucho. Ayuda a no extrañar tanto mi hogar”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

1-🤔2-😐👌🏼3-😬

Una publicación compartida de Cristian Garin (@garincris) el

En esa tónica, Garín, actual N° 36 del ranking mundial, cuenta su experiencia en la competición por equipos que se desarrolló previo al torneo en Melbourne y establece diferencias con la nueva Copa Davis que también disputó con el equipos chileno en noviembre del año pasado:

“La mayor diferencia es que la ATP Cup entrega puntos para el ranking y eso es muy importante. La verdad es que, como equipo, la Copa Davis nos dejó malas sensaciones. El primer día ya casi estábamos eliminados. En la ATP Cup fue más difícil, jugamos contra otros equipos con nivel de Top Ten, y aunque perdimos los partidos, creo que estuvimos más unidos. Son competencias distintas, ambas fueron divertidas. Son torneos nuevos que están tratando de ganarse un lugar en el calendario y necesitan tiempo para mejorar. Las dos experiencias fueron buenas. Pero con fechas muy cercanas no tiene mucho sentido. Te queda muy poco descanso entre el final y el inicio de la temporada y eso influye en la pretemporada. Ojalá mejoren el calendario para el próximo año.”

La impactante noticia que caló hondo en el tenis chileno hace pocos días fue la suspensión por doping positivo de Nicolás Jarry, amigo de Gago. En un año en donde el país volverá a ser sede de un certamen del circuito ATP (en Santiago, del 24 de febrero al 1 de marzo), la figura de Christian ahora en solitario cobra vital importancia para las aspiraciones nacional. En cuanto a lo personal, los objetivos que tiene en mente son claros:

Garín y su primer título ATP en Houston 2019. (Foto: ATP)

“El 2019 fue muy bueno, mejoré mucho (ganó sus dos primeros títulos). Este año la preparación no fue la misma que el año pasado por un tema de calendarios, pero creo que estoy jugando bien, físicamente me siento muy bien. Este año la clave será estar más sólido, no con tantos altibajos como la temporada pasada. Espero que me vaya bien en la gira de polvo de ladrillo, ahí es donde puedo crecer más”.

Fanático del Colo Colo, además es fiel seguidor de la NBA junto a sus amigos: “Cuando voy a Estados Unidos trato de ir a todos los partidos”. Christian Garín respira deporte, se prepara para una temporada en donde deberá reforzar la vara que dejó en 2019, el hasta el momento mejor año de su aún precoz carrera, y con la esperanza que 2020 sea todavía mejor.

Foto: Ubitennis