Seguir el ritmo de Nadal en una cancha no es sencillo. Y en una entrada de calor si hay que perseguirlo con una cámara, ni te cuento…

Foto: Getty Images