He advertido en Juan Martín del Potro un comportamiento extraño en sus últimos torneos.


Querido en todo el mundo e hiper respetado por sus colegas, Juan Martín del Potro es hoy, sin lugar a dudas, el jugador del momento. El público lo ve y enloquece. Delira con sus derechazos y su tenis único.

En Indian Wells (Ferrer y Mayer) y en Miami (Raonic), sólo por citar algunos casos, ha tenido un comportamiento inusual.

¿Estará buscando inconscientemente problemas físicos dónde no existen?

¿Tendrá un poco de miedo de terminar de darse cuenta de lo bueno que es?

Hace 8 años que la historia tenística de Juan Martín del Potro está marcada por un modelo: Sufrimiento – Exito.

Tengo la sensación de que Delpo se ha acostumbrado a eso. Tal vez inconscientemente sienta que se va a lesionar o que se debe lesionar. O que sin sufrimiento no habrá victoria.

El proceso de aceptación
Vengo siguiendo la carrera de Juan Martín desde sus inicios como junior y siempre estuve convencido de que va a ser número uno del mundo.

Aunque no lo crean, no es tan ilógico pensar que Juan Martín del Potro esté asustado de lo bien que está jugando porque lentamente se está acercando a un lugar en dónde nunca estuvo. Lo más alto.

Completamente innecesario
No son los pedidos de médico, ni los dolores, ni las “triquiyuelas” los que trajeron a Delpo hasta acá. A no confundirnos por favor.
Son sus golpes, su talento, su condición física, su mentalidad y su coordinación, entre otras cosas, el soporte de sus resultados y su presente.

Diría lo mismo de Djokovic y Murray si lo hicieran (lo han hecho) porque son demasiado buenos para perder tiempo con esto.

Juan Querido: Focalizate en lo que sos capaz de hacer, no tengas miedo, no tengas dudas. No busques sufrimiento porque naciste para esto.

Y hoy que ya no duele nada, es tiempo de explotar.