El exitoso tenista argentino en silla de ruedas ha pasado un momento más que incomodo al ver cómo las autoridades del US Open le negaban el ingreso.


Siendo uno de los mejores tenistas en su categoría, Gusti Fernandez vivió un insólito y desagradable momento en las puertas del complejo del Abierto de Estados Unidos.

Al parecer la repuesta que recibió el cordobés por parte de los organizadores fue que ningún tenista en silla de ruedas está autorizado a ingresar en el US Open hasta el día de mañana.

“Por más que no juguemos por 3,8 millones de dólares, nuestro trabajo es igual de profesional” fueron comentarios que otorgó Gusti amargado. También, con bronca, cargó contra los organizados; “Evidentemente el director no tiene ni idea qué es lo que hacemos, si no se entiende que no nos deje entrenar”.

Actualmente ocupando la 3ra posición del ranking mundial, sabiendo alcanzar el primer puesto la temporada pasada, es inadmisible que el tenista argentino tenga que afrontar una situación como tal.

 

Foto: La voz

Deja un comentario