En un duelo insólito, el argentino superó a Jared Donaldson en dos horas tras ir perdiendo 0-6 y 0-2. Este Peke es cosa seria, y muy grande en Montreal. 


El Masters 1000 de Montreal está siendo la plataforma de catapulta para Schwartzman. En el primer parcial encontramos a un Diego desconectado que dejó correr los puntos. Su impresición no ayudó a insertarse, Jared Donaldson presionó muy bien y se lo quedó con solvencia 6-0.

El segundo set tuvo mayor equilibrio. Schwartzman arrancó 0-2, lo que para muchos es una sentencia de eliminación. Sin embargo, sobre el final encontró la brecha para torcerlo de su lado, emparejando el rendimiento tenístico y cerrándolo por 7-5.

En el tercero, arrancaron a puro quiebre. Se prestaron los saques, Peke llegó a estar 3-2 y servicio pero el estadounidense Donaldson lo volcó para él. Luego llegaron al desenlace 5 iguales pero nuevamente la ruptura del servicio se hizo presente. Diego rompió la paridad y sacó para partido. Y allí se acabó el pleito.

Ahora, el Peke espera plácidamente por el ganador del duelo entre el búlgaro Grigor Dimitrov y el holandés Robin Haase. De este modo se asegura ser cabeza de serie en el US Open, por las bajas de Stan Wawrinka y Novak Djokovic (va a estar 33º como mínimo desde el lunes).

Sueñen despiertos, que con Diego todo puede pasar.

Foto (Getty Images)

Deja un comentario