El marplatense batió un nuevo récord tras conquistar el título en Roma.


El a veces ingrato circuito de dobles suele quedar de lado por los flashes que rodean a las figuras individuales del singles, concepto erróneo si nos ponemos a repasar la cantidad de leyendas que han pasado por el tour de las duplas. A ese selecto grupo de jugadores, Horacio Zeballos ya le viene tocando la puerta y pidiendo la llave hace rato. Con su victoria ante Jeremy Chardy y Fabrice Martin por 6-4, 5-7 y 10-8 en la final de Roma junto a Marcel Granollers, tiene credenciales suficientes para acceder a tal derecho.

Un primer punto para dimensionar lo que anda haciendo el marplatense desde que se dedicó exclusivamente al dobles hace un par de años, es igualar en títulos de la modalidad a otro oriundo de La Feliz, Guillermo Vilas, con 16 trofeos (entre ellos 3 Masters 1000), convirtiéndose así, en el argentino más ganador de la disciplina junto con el Gran Willy.

Otro asterisco a preponderar es la química que Zebolla complementa con los distintos compañeros a lo largo de su carrera. Con Marcel Granollers, la corona del Masters 1000 de Roma 2020 es la segunda en este nivel de torneos con el español, siendo la cuarta en general juntos. Así como con el chileno Julio Peralta, Andrés Molteni y en otras oportunidades con Machi González, Zeballos logra lo que para muchos es complicado en un deporte cuya esencia es el individualismo, complementar el juego de dos jugadores para fluir y ser competitivos al unísono, algo conseguido en parejas como los hermanos Bryan o Cabal-Farah.

Siendo ya el N°3 del mundo en dobles y encaminado a la clasificación al torneo de Maestro, Horacio le agrega a sus triunfos la final alcanzada en el US Open 2019 y un nivel superlativo que lo convierte en un referente de la especialidad y portador de un lugar en la historia del tenis argentino.