Ya son dos partidos y 72 horas donde todo el mundo del tenis debate sobre el grado de la lesión del número uno del mundo.


El serbio Novak Djokovic supo, a pesar de su lesión abdominal, conseguir una victoria ante Milos Raonic y, así, avanzar a los cuartos de final del Abierto de Australia, además de obtener su victoria número 300 en Grand Slam.

Entre algodones, Nole salió a jugar su partido frente al canadiense, ahuyentando todos los rumores que había sobre su posible walk over en los octavos de final.

Mostrando molestias en todo el partido, Djokovic supo explicar un poco como llegó al encuentro: “No toqué la raqueta antes del partido. Aproveché al máximo las 48 horas que separaron el partido con Fritz con este último”. A su vez, el serbio valoró el trabajo de su fisioterapeuta, el argentino Ulises Badio: “Mi fisio hizo un excelente trabajo, permitiendo ponerme en la forma necesaria para poder competir hoy”.

Nole también aclaró los rumores sobre una posible retirada del torneo: “Puedo decir, con total seguridad, que si no estuviéramos en un Grand Slam habría decidido retirarme del torneo. Previo al partido no sabía si realmente iba a saltar a la pista, pero como las sensaciones fueron buenas decidí hacerlo”.

Aunque el 1° del mundo sigue avanzando de rondas, optó por no revelar su lesión (la cual había definido como desgarro post partido vs Fritz): “No voy a decirles de qué se trata mientras esté en el torneo porque mientras siga compitiendo no quiero dar pistas”.




 

Deja un comentario