Este domingo, tuvimos la chance charlar con Dusan Lajovic luego de su triunfo de primera ronda en Roland Garros.

Muy amigable y gracioso, pasamos un buen momento con el n° 67 del mundo.

BATennis: Formas parte de la nueva generacion de tenistas serbios, y sé que Novak Djokovic te ha aconsejado. ¿Qué tipo de consejos te dio?

Dusan Lajovic: Ahora, ninguno. Paró de aconsejarme. [Se ríe.] No, es un chiste. Ahora tengo 24, casi 25 años, así que ya no me considero tan joven, pero obviamente estoy más joven que muchos de los jugadores del top 100. De una cierta manera, todavía me quedan muchos años por jugar. Tener a Novak cerca siempre está bueno. Siempre me da buenos consejos. No importa si sean sobre tenis o sobre otras cosas que puedo hacer por mi tenis. Siempre intento escucharlo y tomar cosas aquí y ahí en lo que me dice, para después intentar hacerlas a mi manera.

BAT: Dicen que tus influencias fueron Pete Sampras y Gastón Gaudio. ¿Puedes decirme más sobre eso?

DL: Cuando era más joven, siempre me gustaba ver jugar a Pete, y a Gastón también, porque tenía un muy lindo revés a una mano. Por eso, me encanta tratar de jugar un poco como él. Sampras era muy tranquilo en la cancha. No importaba si se trataba de puntos importantes o no, siempre seguía igual y eso me gustó mucho de él.

BAT: Me dijeron también que veías a Gaudio por YouTube para copiar su revés. ¿Es verdad?

DL: En mis momentos libres, cuando estoy en mi habitación y que tengo tiempo, siempre veo viejos partidos e intento aprender algunas cosas por mí mismo. Y sí, cuando puedo lo veo por youtube para intentar imitar ese revés. [Sonríe.]

BAT: Serbia jugará los cuartos de final de la Copa Davis en Argentina en julio. ¿Qué esperas para esa serie, como será jugar en tierras de Gastón Gaudio?

DL: Espero que la ganemos y que avancemos a las semifinales. Obviamente, si tenemos nuestro mejor equipo, tenemos muy buenas chances de ganar esa serie. Por otro lado, se jugará en Argentina. Todos saben que hay un ambiente especial allí. Vencer al equipo argentino en sus tierras es difícil. Ojalá que también disfrutemos de nuestro tiempo allí, de ese gran ambiente, y que al final podamos lograr el triunfo.

¡Agradecemos a Dusan por su tiempo y le deseamos la mejor suerte en París!