Reseña de una serie documental tan aburrida como su protagonista


Todo es una contradicción en la vida de Naomi Osaka, que debate su existencia entre el éxito, el dinero, la necesidad y la depresión crónica. Esto es el documental presentado por Nexflix sobre la vida de la tenista.

Osaka, puede ser un fenómeno comercial en el mundo oriental, de hecho es la atleta femenina de mayor ganancias en el planeta, pero su actitud es tan poco enérgica fuera de la pista y todo le pesa tanto que desespera.

El documental cuenta el ascenso a los primeros lugares del tenis mundial y los cuestionamientos internos  que recorren la idea de si ella tan buena como su entorno cree. Mientras tanto renuncia a jugar Roland Garros y Wimbledon por la presión de la prensa, pero vive todo el tiempo en sesiones de moda de tapas de revista.

Tal vez, lo único relevante de la serie es la intención de mostrar su compromiso con la causa de personas de color en Estados Unidos, y el día que plantó bandera y suspendió el tenis para que la problemática se visibilizara.

Osaka parece que tiene más ganas de irse que de quedarse. Su tenis es fantástico. Pero el número del mundo le queda grande. Como le quedó grande a muchas de las últimas jugadoras que ocuparon esa posición.

No sé que será de su vida de acá en más. Pero creo que el tenis no tiene ganas de esperarla.