Desde Cincinnati, donde se consagró campeón por séptima vez en su carrera tras vencer a Novak Djokovic en la final, la táctica de devolución de Roger Federer dio mucho que hablar.

Es una táctica que la mayoría no podría aplicar y que tiene como base la velocidad de piernas y muchísima coordinación. Una forma de “chip & charge” modificado, que implica para el jugador avanzar muy (pero muy) cerca (a centímetros) de la línea de saque en el momento en que el rival realiza su saque para hacer un sobrepique (chip) muy arriesgado, seguido de una segunda volea (charge). Una táctica muy riesgosa, pero que dio tremendos resultados para el suizo. Sin embargo, una que solamente se puede usar en canchas rápidas (como en Cincinnati y en el U.S. Open).

Pero ¿cómo nació esta táctica?

Federer lo cuenta:

“Cuando llegué a Cincinnati, no sé que hora era, quizás después del almuerzo, y me fui a entrenar con Benoît Paire. Él tenía un tipo de problema con su oreja. Yo estaba cansado por el jetlag. Estábamos cansados y entrenando en la cancha central. El año pasado no pude entrenar en el central antes de mi primer partido. Esta vez tenía mucho tiempo. Creo que era el viernes o el sábado. Así que me entrené por muchas horas en la cancha central.

Esta vez [con Paire] estaba muy cansado y él estaba muy cansado y dijimos ‘Bueno, a jugar unos games porque parece ser lo mejor que podemos hacer.’ Yo estaba listo para terminar, pero Severin [Lüthi] me dijo ‘Juega unos games más para acomodarte a las condiciones’. Le dije ‘Como quieras. A jugar unos games.’ Terminamos casi jorobando y en este momento dije ‘OK, voy a hacer unos chip & charge así juego puntos cortos. Estoy cansado. Quiero salir de la cancha pronto’. Fue en ese momento que comencé a correr hacia adentro y pegar devoluciones. Hice unos golpes ganadores que fueron ridículos. Benoît se río, yo me reí, Severin se río.

Lo hice de nuevo en el siguiente entrenamiento, sólo para ver si todavía funcionaba. Lo probé y todavía funcionaba. Fue en ese momento que Severin dijo ‘Bueno, ¿qué tal usarlo en un partido?’ Yo me quedé tipo ‘¿Estás hablando en serio?’ [Risas] 

Entonces él me sugirió seguir usando esa táctica y no evitar usarla en momentos importantes. Me dijo que no tuviera verüenza de usarla en momentos importantes. Más allá de que podía llegar a verme ridículo haciéndola en un estadio repleto. Realmente fue él quien me presionó para hacerlo. Y como estuvimos bastante tiempo hablando de esta táctica, le inventamos un nombre: “sneak attack by Roger” [ataque sorpresa por Roger](SABR). Llamenlo “Fed attack”, llamenlo como quieran, me pareció gracioso. Obviamente estoy muy contento con que haya funcionado y siga funcionando tan bien.”

Y fue así, de casualidad en un día de entrenamiento y cansancio, como nació la táctica más discutida del año.

1 Comentario

  1. Lo he visto en algún torneo de clubes, pero nunca creí que se pudiera hacer con efectividad a nivel profesional. Igual no parece algo muy duradero, además de ser difícil “atajar” la bola, generalmente deja una pelota bastante accesible que (quizá por lo inesperado de la táctica?) hasta ahora derivó en un error no forzado del contrario, pero daría la impresión de que ejecutada con más calma era un claro y sencillo passing shot. Supongo que, a medida que los rivales tengan la jugada más en cuenta, es probable que terminen pasándolo sin grandes dificultades.

Comments are closed.