Mirando el aspecto conductual, si la persona que juega tenis quiere descubrir  y potenciar su estilo de juego,  donde se es fuerte y efectivo, y donde no lo es, (que es el espacio para la mejora), considero necesario saber que estilo de liderazgo predomina en la persona, así se podrá abordar con otras herramientas, para que dicha mejora ocurra.

Hoy vamos a describir el ESTILO ESTRATEGICO:

Para graficar este estilo, vamos a hacer una analogía con uno de los 4 elementos: LA TIERRA.

Algunas de las particularidades de esta son:

CONSTANCIA, CONSISTENCIA, FIRMEZA, PREDECIBLE.

Jugadoras/es con estas características, logran metas gracias a su perseverancia, planifican lo que van a hacer,  escribiendo  lo que les es de significancia, necesitan sentirse seguros y antes de hacer un ajuste en su patrón de juego, salvo que no les quede otra opción, como es en el caso de una lesión, discriminan minuciosamente todo, y refutan lo que se le proponga hasta que se tomen su tiempo para analizarlo y ver si es lo mejor para ellos.

De predominar este estilo, se deberá chequear si no hay un exceso de las particularidades antes mencionadas, que atente con los resultados de largo plazo, dado que son jugadores que se basan en la cantidad de pelotas y no tanto en la calidad y pueden a llegar a ser demasiado conservadores y especuladores.

Si es el caso, se tendrá que hacer un ajuste agregando particularidades de los otros 3 elementos que veremos en las siguientes notas.

¿Sos de un estilo de juego estratégico? ¿Que jugadores top identificas con este estilo?

Artículo anteriorNole dan los números
Artículo siguienteMadrid Open – Horarios
Martín Paroli
Cuento con 30 años de experiencia en el tenis implementando y desarrollando sistemas de entrenamiento que facilitan el progreso de jugadores en sus distintas edades. Me dedique a entrenar a jugadores de alta competencia, liderando el progreso de jugadores que ocuparon el número 1 del ranking de la categoría sub 18 de argentina. Posteriormente entrené a jugadores profesionales en diferentes niveles y ranking, hasta el puesto 220 ATP. En simultáneo incorporé habilidades vinculadas al liderazgo y la gestión a través de la consultora ProEvolution. En 2016 finalicé mi primera etapa de formación en Neurociencias en la Asociación Educar otorgándome el título de Neurosicoeducador. Actualmente trabajo con equipos de tenis ATP Y WTA en el aspecto actitudinal y en paralelo formándome como Neurosicoentrenador.