El ex entrenador de Guillermo Coria es palabra autorizada en el mundo del tenis. Por eso nos juntamos con él para charlar sobre el funcionamiento de su academia y la actualidad de este deporte en Argentina, entre otros temas.


¿Cómo está la academia que dirigís?

La academia está muy bien. Estamos en un proyecto que contiene a 5 o 6 chicos de muy buen nivel, como para volver a armar una camada parecida a la de Schwartzman, Collarini, Pella, Bagnis y Londero. Estoy contento con el nivel que tenemos de los jugadores que tienen entre 16 y 19 años. Tenemos a Manuel Peña López; Camilo Carabelli, Juan Pablo Grassi, Ramiro Pioli, Ignacio Carou y Santiago Tirante, entre otros, que de seguir por este camino, pueden andar muy bien.

En la formación ¿Le das más importancia a los resultados o al desenvolvimiento general de un jugador?

Yo creo que hay que juntar ambos temas. Cuando formas bien al jugador, lo dotás técnicamente, y le enseñás lo que sabés que hay que enseñarle, el jugador empieza a ganar. Obviamente, si hay que mejorarle algo muy puntual sobre un golpe, prefiero que en ese momento no juegue torneos. Pero en mi caso, cuando trabajás bien de modo integral, los resultados comienzan a llegar.
El trabajo es fundamental, y no se trabaja bien en todos lados. En Argentina los jugadores no sacan mal porque nacieron acá, sino porque no se practica como corresponde. Muchos hacen lo más fácil en los entrenamientos: peloteos básicos, pero no se practican situaciones de partido reales ¿Cuántos entrenan ángulos cortos? ¿Cuántos entrenan jugadas partiendo del saque? En Argentina cualquiera enseña tenis. No todos están preparados para estar en formación de alto rendimiento. A Gastao Elías lo agarramos con ranking 150. Hicimos un buen trabajo con él, de modo integral, y llegó al puesto 57, después se lesionó, cayó de nuevo al 170 y ahora nos faltó una semana para que vuelva a estar entre los 100 del mundo nuevamente. Por eso digo que es si el trabajo integral que se realiza, es bueno, los resultados llegan. No hay que separar trabajo de resultados.  Hacer un buen trabajo, lleva a tener buenos resultados.

¿Qué cambios técnicos notás en el tenis en los últimos años?

Hace unos años era un tenis muy físico, de jugadores muy grandes y fuertes. Ahora fíjate que hay jugadores más flacos, pero se juega un tenis mucho más rápido. Los jugadores están muy explosivos, y se juega cada vez más en canchas rápidas. Hoy importa más estar rápido que estar fuerte. La desventaja que tenemos en Argentina es que no tenemos torneos en canchas duras. Ahí seguimos dando una ventaja grande. Jugar en cemento es lo mejor que le puede pasar a nuestros jugadores en formación.

En el aspecto deportivo ¿Cómo ves al tenis nacional?

Viene un grupo de jugadores muy bueno. Pero ahora tenemos una camada media de 20 o 21 años que no sabemos si se van a poder meter. Lo de Schwartzman fue una explosión muy buena, y por suerte pudo volver Del Potro, pero necesitamos que alguno de 20 o 21 se empiece a meter, hasta que Baez, Geller, Tirante y los chicos que vienen empujando con ellos, puedan ser protagonistas en el circuito.

¿Y en el institucional? ¿Cómo lo ves?

Creo que hay que cambiar muchas cosas. Por ejemplo, si nos preocupamos por el tenis de menores, pongamos a alguien que realmente esté capacitado en ese rubro; llamemos a los entrenadores que hace tanto tiempo que estan trabajando en esto (me incluyo entre ellos) a ver cómo mejorarlo. Hay gente que nunca trabajo en menores, y somos muchos los que estamos hace 50 años laburando con los chicos, y nunca nos llamaron.
Tiene que haber más cantidad de torneos, e invertir más en ellos. No puede pasar que en un G1, que es la base, jueguen con pelotas que no se pueden usar, porque partiendo de eso, no podemos pretender que saquen bien, o que intenten jugar el tenis rápido que hoy se practica.

¿Tenés alguna preferencia sobre las dos listas que van a competir en Abril?

Ojalá apoyen y puedan acompañar a Calleri, que es como un hermano mío y quiero que presida la AAT. Estaría bueno que eso motive a Nalbandián, a Gaudio y a todos para que puedan ayudar a que mejore nuestro tenis. A Agustín (Calleri) lo veo honesto y sé que quiere lo mejor para nuestro tenis. Necesitamos estar todos unidos para sacar el tenis argentino adelante. Sería bueno que, por una vez, el objetivo no sea tener poder político en algo, sino que realmente busquen hacer algo en serio para mejorar este deporte.
Insisto: es muy importante que en cada área de la AAT haya gente realmente capacitada y con trayectoria en ese lugar específico.

¿Vas a colaborar con Calleri?

Con Calleri hablo casi todos los días, de estos problemas y de otras cosas. Me llama para pedirme consejos y se nota que quiere hacer algo bien.  Y yo, por mi parte, jamás permitiré que haga algo mal porque pueda estar mal asesorado. Voy a estarle encima para que eso no suceda.

¿Qué hay que corregir primero?

Hay que sectorizar los torneos por regiones, eso es la prioridad. Haciendo torneos zonales, ahorrás mucho dinero, y le facilitás la vida a los jugadores y a los entrenadores. No puede ser que con la cantidad de empresas que apoyan, la excusa para no hacer estas cosas siga siendo la cuestión económica. Por otra parte, estaría bueno que los jugadores argentinos de la actualidad, puedan hacer clínicas, exhibiciones, y tener algo de reciprocidad con la AAT para que la “cadena” siga, siempre y cuando la AAT les haya brindado el apoyo correspondiente.

 

Foto: Clarín