El galo, ya retirado de la actividad desde hace ocho años, cuenta con un récord indisimulable y con el que permanecerá ligado quizás por décadas.


Un hombre con muchas condiciones, gran voleador, con toques distintivos y mucho juego de saque y red a pesar de su estatura (1,78m). Fabrice Santoro, uno de los tenistas más emblemáticos de Francia, ostenta una marca poco agradable, pero real.

El nacido en Tahití hace ya 45 años, presume ser el jugador profesional con mayor cantidad de derrotas desde 1968 (inicio de la Era Abierta). Incluso, sus victorias están apenas por encima de esa cifra negativa.

EL RECORD MALO

Santoro ha caído en sus dos décadas de trayectoria un total de 444 veces. Y sólo 26 más a ese número fueron sus éxitos (470), en un total de 914 cotejos disputados. Es cierto, seguramente haya tenido la mayoría de sus tropiezos con jugadores de un ranking igual o mayor que él, dado que siempre estuvo en los puestos de vanguardia. De todas maneras, la estadística es fría, no entiende de contextos y es irrefutable.

En ese podio de tenistas con más reveses en su vida deportiva, figuran dos en actividad. Feliciano López tiene 415 y Mikhail Youzhny 403. Suena difícil pensar que el español caiga 30 veces más para arrebatarle el cetro a Fabrice, ni hablar del ruso, que debería sumar cuarenta y dos caídas.

Así y todo, Santoro siempre fue conocido con el mote de “El Mago”, porque era capaz de hacer cosas interesantes, increíbles y de muchísimo talento. Está claro que, a pesar de haber llegado al puesto 17 del ranking en la temporada ’01, su tenis no tuvo una constancia que lo llevara a mejores lugares.

Fue mucho más fructífera su carrera en dobles, ganando dos Abierto de Australia consecutivos junto a Michael Llodra y siendo finalista en otros tres Grandes. Además, se coronó en 2005 junto a Daniela Hantuchova en el dobles mixto de Roland Garros, aquél primer Abierto de Francia que ganó Rafael Nadal a Mariano Puerta en el singles masculino.

EL RECORD BUENO

Algo para destacar y mucho de este jugador es que desde la semana del 17-02-1997 hasta el 22-02-2010, apenas un par de semanas antes de dejar la actividad, se mantuvo SIEMPRE ENTRE LOS 100 MEJORES DEL MUNDO.

Un dato tremendo en un tenis volátil, que suele tener contratiempos, lesiones y muchos obstáculos para sostenerse. Trece años en la elite absoluta. Y desde febrero del ’99 hasta febrero de 2001 se mantuvo entre los 50 mejores de la ATP.

Fotografía principal: Wikimedia Commons