El suizo hizo su regreso a las canchas en este Masters 1000, de manera oficial derrotando en sets corridos a Peke, que tuvo una performance muy destacada.


En una hora y 35 minutos de juego, Roger Federer [2° del ranking] derrotó por 7-6 (4) 6-4 a Diego Schwartzman [26°], para colocarse en octavos de final del octavo Masters 1000 de la temporada.

Fue un partido disputado, parejo y entretenido. Ninguno de los dos jugadores cedieron ni se guardaron nada y ofrecieron lo mejor de su repertorio.

Por parte del argentino, mostró mucha solidez y estar cada vez más afianzado, afinado y preparado para jugar este tipo de encuentros ante los mejores del mundo. Peke estuvo afiladísimo para los duelos en la red, donde ganó muchos de ellos y batalló de forma notable.

Schwartzman jugó y planteó un gran partido, pero a veces al enfrentar a estos jugadores, eso no alcanza.

Uno de los grandes puntos del partido

Para Federer, fue un duelo donde trató de tomar la iniciativa cada vez que pudo y presionar cuando a Diego se le complicaba contrarrestar sus ataques. Ante la más mínima chance, subir a cerrarlo y concretar un quiebre. Con algunos altibajos, Roger encaminó el marcador, sin ser constante en su solvencia, pero mostrando flashes de muy buen tenis.

Mañana será el turno de volver a salir a la pista, esta vez ante el ucraniano Alexander Dolgopolov, a quien le ha ganado las 4 veces que jugaron.

Fotografía (Captura de TV)

Por Facundo Rodríguez Vázquez 
Facebook Facuu Rodríguez Vázquez 
Instagram @frv.1

Deja un comentario