El canadiense Brayden Schnur (24 años, 103°) ha dicho lo que muchos no se animaban a expresar. El jugador, actualmente disputando la clasificación del Abierto de Australia, es uno de los tantos tenistas que han sufrido las pésimas condiciones ambientales respecto a la contaminación del aire en el continente a causa del humo de los incendios. Al respecto, Schnur no se calló nada y decidió alzar la voz para que los jugadores con ranking más alto se involucren directamente en dicha cuestión y estén del lado de los que tienen que soportar las contingencias de jugar en un ambiente hostil para la salud.

“Federer y Nadal son egoístas al pensar en ellos y en sus carreras. Ellos están cerca del final de sus trayectorias y solo piensan en dejar sus legados más que en el deporte en si mismo. Deben dar un paso adelante, ser la voz de los menos conocidos. Tienen que implicarse más a la hora de presionar a la organización al ver que nos hacen jugar al aire libre en estas condiciones. En Melbourne solo nos están empujando a la cancha porque jugamos las rondas clasificatorias”, aseguró el de Canadá en conferencia de prensa.

En lo que va de la qualy, la organización ya tuvo que retrasar el inicio de los partidos en los dos días de juego debido a las malas condiciones en la calidad del aire, y hasta una jugadora, la eslovena Dalila Jakupovic, ha tenido que abandonar su partido por evidentes problemas respiratorios, además de los testimonios de la mayoría de los jugadores que están expuestos a la contaminación ambiental.

Más allá de esta crítica de Brayden Schnur, las acciones solidarias a favor de los damnificados por los incendios en Australia fueron una constante durante toda la gira por Oceanía. Y hoy tanto Roger como Rafa, entre otras figuras del tenis mundial, participaron en una exhibición en el estadio Rod Laver Arena para recaudar fondos para ayudar a combatir el fuego en el continente. De igual forma, la queja se centra entre el seno de los propios tenistas.

Foto: Getty