A los 33 años, algunos jugadores están retirados, otros están considerando colgar la raqueta, pero otros siguen jugando casi con el mismo fuego que tenían de jóvenes. Se puede decir de Roger Federer (quien tiene 34 años), y también de David Ferrer.

El español está actualmente ubicado en la sexta posición del ranking ATP, una pasito detrás de Rafael Nadal, y no parece tener pensado parar.

¡Todo lo contrario!

“Ferru” sigue buscando maneras de mejorar su juego y está con más ganas que nunca. “Tengo mucha ilusión y mucha motivación”, declaró cuando se encontró con la prensa en el Argentina Open. “El día que pierda eso me voy a mi casa. Sigo disfrutando del tenis y todo lo que me está viniendo ahora es un premio para mí.”

Son palabras muy parecidas a las que anda diciendo Federer desde hace más de un año.

Pero ¿piensa que es posible repetir los logros del año pasado? (Ferrer terminó con 55 triunfos y 16 derrotas y cinco títulos.) “Siempre es difícil conseguir cosas”, reflexionó. “El año pasado fue muy bueno para mí. La vida a veces te sorprende y te da segundas oportunidades y bueno, yo trato de trabajar para que esas segundas oportunidades aparezcan.”

Y para el de Javea, una de las maneras de seguir mejorando pasó por el cambio de raqueta, cambió la Prince con la que venía jugando desde hace muchos años por una Babolat. Ferrer, que declaró sentirse bien con la nueva raqueta, explicó la razón detrás del cambio: “Siempre que uno busca un cambio es para mejor. También lo hice para tener más motivación. Con mi equipo intentamos buscar una raqueta que despida más, y bueno, me sentí cómodo. No es fácil cambiar cuando jugué toda mi vida con otra raqueta, pero de momento me siento bien con la modificación que hice.”

Esta semana, David Ferrer está buscando su cuarta corona en el certamen porteño, y podría tener que vencer a Rafael Nadal para conseguirla. Sin embargo, a él no le pesa: “Me da igual, ser el número 1 o el número 2 del torneo es lo mismo. Nunca tuve esa presión extra. Siempre tuve respeto por todos los rivales. Además… que Rafa venga es bueno para el tenis y para el torneo de Buenos Aires. Es el mejor cuadro de la historia de este certamen y me alegra porque a la gente de este país le gusta el tenis y es bueno para ellos también.”

El segundo preclasificado debutará el miércoles o jueves frente a Facundo Bagnis o Renzo Olivo.

(Foto: Hans Ruhle)