La Gira Dorada deja mucha tela para cortar luego de un intenso comienzo de temporada.


Llega el mes de marzo y con el, el balance final de la gira latinoamericana sobre polvo de ladrillo. En un tenis moderno donde la mayoría de los torneos se reparten entre Europa y Estados Unidos, hace bien sacar conclusiones de lo que dejó está singular parte del calendario ATP que en este 2020 sufrió por muchos lados pero se favoreció por otros tantos.

Con el Challenger de Punta del Este en Uruguay ni bien terminó el Australian Open se levantó la persiana en Sudamérica. El brasileño Thiago Monteiro retuvo su título y aventuró lo que pasaría al finalizar la aventura continental en Chile. El Córdoba Open siguió con la tónica regional de la localía al consagrar y cristalizar el buen momento que ahora atraviesa el chileno Christian Garín, quien ante Diego Schwartzman lograba hasta ese entonces, el tercer título de su carrera. Más allá de la ventaja de haber sido el certamen que abrió la gira, no se puede obviar que para muchos, el ATP cordobés fue el mejor torneo que se disputó en estas latitudes este año, por la calidad de sus finalistas y por la aún inexplorable capacidad para mejorar. En su segunda edición, el semblante del certamen ratificó su poderío en la plaza que hace dos años pertenecía a Quito y, con mucho tiempo más para crecer y trabajar, ya se menciona hasta la idea de construir un estadio propio fijo para las próximas ediciones en el predio del estadio Mario Alberto Kempes.

Buenos Aires era el plato fuerte en el país en materia tenística. Con la celebración de los 20 años del Argentina Open, varios avizorábamos un año con muchas más luces de las que finalmente tuvo. Maltratado por las bajas anticipadas de Dominic Thiem y Matteo Berrettini, los TOP 10 prometidos para este 2020, y continuando con la estadística de la mano de Fernando Verdasco, Christian Garín (sumado al retiro de Schwartzman en semifinales) ya dentro de la disputa del main draw, el ATP de Buenos Aires encontró en el estreno del palmarés de Casper Ruud, la grata sorpresa de Pedro Sousa y la ratificación del muy buen presente de Horacio Zeballos en dobles un salvavidas que no por eso tiene que tapar las críticas, organizativas sobre todo, las cuales el mismo Martín Jaite hizo hincapié. Si se quiere, la grata revelación del torneo fue Facundo Bagnis, quien gracias a su desempeño en el torneo (pasó la qualy y llegó hasta los octavos de final) se ganó su primera convocatoria a la Copa Davis tras la baja de Guido Pella.

Una semana después, Río de Janeiro llegaba con su categoría de ATP 500 para tocar el climax de la gira sobre arcilla. Con un Thiem que se hizo presente con un poco más de descanso luego de alcanzar la final en Melbourne pero también sin Berrettini, el territorio carioca fue superficie fértil para ratificar el excelente presente de Christian Garín, nuevamente campeón en Sudamérica y flamante integrante del TOP 20. Para destacar también fue el desempeño inédito hasta ese momento de Federico Coria, quien desde la clasificación, arribó hasta sus primeros cuartos de final en el circuito, quedando a nada de ingresar al TOP 100. Y en octavos de final, un ya conocido brasileño Thiago Seyboth Wild había puesto contra las cuerdas a la cara nueva de la gira esta temporada, el croata Borna Coric. Poco decoroso fue la semifinal impensada entre el italiano Gianluca Mager y el húngaro Attila Balazs no por menospreciar el fantástico torneo que hicieron (el tano fue finalista), sino por no ser nombres rutilantes acorde con las expectativas del Río Open.

Ya con la conquista consumada de Rafa Nadal en Acapulco, certamen para nada comparable con los de polvo de ladrillo que se juegan más abajo en el continente, el nuevo ATP de Santiago de Chile no solo le devolvió la plaza en el tour a los trasandinos, sino que además se encargó de relucir la muy buena estadística local que había acontecido con Monteiro y Garín anteriormente. El ya mencionado Seyboth Wild se coronó campeón por primera vez a los 19 años (el primer jugador nacido en el 2000 en conseguirlo) para cerrar la gira con la siempre necesitada confirmación de que, además de la clara y justificada exigencia de sumar más torneos (de menor y mayor envergadura ya sea en varones y mujeres) en la región para fomentar, asegurar y preservar el futuro del tenis sudamericano. En este último torneo, puntualmente, el fogueo del local Alejandro Tabilo y la victoria de Juan Pablo Varillas en primer ronda (el primer éxito de un peruano en el circuito desde Lucho Horna en 2008) fue igualmente proporcional a la enorme levantada en juego, confianza y ranking de Renzo Olivo, quien culminó una semana de ensueño llegando hasta las semifinales.

Nuevamente se abren ciertos debates de antaño que estos últimos años han decorado las previas de la parada más inhóspita para los jugadores de todo el mundo. El cambio de superficie de canchas lentas a duras cuyo resultado positivo está a la vista en Acapulco; la necesidad de infraestructura y poder económico para seducir a más y mejores figuras (algo directamente proporcional a las crisis económicas de los países de la región); y la competencia desigual del otro lado del Océano Atlántico con Rotterman y Dubai, pueden ser factores de análisis para comprender, y valorar, una gira sudamericana que por más palos que le tiren a la rueda, siempre va a seguir girando por su historia.

Mejores sudamericanos del ranking ATP (singles)

14. Diego Schwartzman (Argentina)
18. Christian Garín (Chile)
35. Guido Pella (Argentina)
60. Pablo Cuevas (Uruguay)
62. Juan Ignacio Londero (Argentina)
78. Federico Delbonis (Argentina)
82. Thiago Monteiro (Brasil)
89. Nicolás Jarry (Chile)
94. Hugo Dellien (Bolivia)
103. Federico Coria (Argentina)
113. Thiago Seyboth Wild (Brasil)
118. Leonardo Mayer (Argentina)
128. Juan Martín del Potro (Argentina)
134. Facundo Bagnis (Argentina)
135. Juan Pablo Varillas (Perú)
139. Guido Andreozzi (Argentina)
148. Daniel Galán (Colombia)
151. Emilio Gómez (Ecuador)
173. Alejandro Tabilo (Chile)
181. Joao Menezes (Brasil)
194. Andrea Collarini (Argentina)
198. Juan Pablo Ficovich (Argentina)
206. Renzo Olivo (Argentina)

Mejores jugadores sudamericanos del ranking ATP (dobles)

1. Robert Farah (Colombia)
2. Juan Sebastián Cabal (Colombia)
4. Horacio Zeballos (Argentina)
5. Marcelo Melo (Brasil)
25. Bruno Soares (Brasil)
42. Máximo González (Argentina)
45. Diego Schwartzman (Argentina)
48. Marcelo Demoliner (Brasil)
63. Guido Pella (Argentina)
66. Andrés Molteni (Argentina)
69. Gonzalo Escobar (Ecuador)
72. Ariel Behar (Uruguay)
78. Guillermo Durán (Argentina)
92. Fernando Romboli (Brasil)
97. Leonardo Mayer (Argentina)

Foto: ATP