Gabriel Markus , destino de número uno.


Yo tuve que atravesar muchos problemas en mi carrera que fue muy corta. Siempre intenté buscarle la solución para salir adelante. Era muy fanático del entrenamiento, del entrenamiento mental, del Yoga. Siento que en cierta forma era bastante completo.

Cuando uno comienza esta carrera que es tan difícil, y mas o menos va bien encaminado, uno se pone ciertos objetivos, metas, sueños y aparecen ilusiones.
Mis objetivos y sueños eran altos y yo sentí que los estaba alcanzando. Tenia 22 años y ya me estaba acercado a los mejores del mundo. Estaba empezando a ganarles. De repente, las circunstancias de la vida hicieron que yo no pudiera caminar más. Es una historia muy dura. Yo sentí que estaba yendo y llegando a donde me había propuesto. Sentía que tenia muchas posibilidades de ser un top ten. No me faltaba mucho y lo principal es que me tenia fe. Los jugadores me respetaban, yo sentía que podía estar en ese nivel. Y de repente mi vida cambio por completo. Todos esos sueños y todo aquello y por lo que había trabajado y peleado se me esfumó.
Sentí que la vida en ese momento estaba siendo injusta conmigo. Como tantas personas deben sentir lo mismo en distintas circunstancias.
Mi carrera se terminó a los 24 años. A los 24 años es cuando las carreras de la mayoría recién están empezando. Fue muy duro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Me llegaron algunos recuerdos. 3ra rondaRoland Garros contra Stefan Edberg nr1 del mundo. #tennis #rolandgarros2019

Una publicación compartida por Gabriel Markus (@gabriel_markus) el


En muy poco tiempo viví cosas que tal vez algunos jugadores no vayan a vivir nunca y en ciertos aspectos fui un afortunado. Pero….

¿Que es lo que sucedió?
Esto empezó con un accidente que tuve en Roland Garros. Había ganado la segunda ronda a un sueco que era Top Ten: Magnus Gustavson.
Luego del partido, voy al vestuario a hacerme el tratamiento con un kinesiólogo que todos nos hacemos al terminar de jugar 5 sets . Las camillas de Roland Garros están enganchadas con unas partes de metal para darle la inclinación al respaldo. El masajista se subió a la camilla para tratarme y manipularme la espalda. Se ve que con su peso, hizo  que la camilla se rompa y nos caímos al piso. La pata de metal me corta dos dedos del pie. Mis dedos no se veían.
Sangre por todos lados….. el vestuario era un caos…. médicos, gente del torneo. Un desastre. Me quisieron coser pero no pudieron porque los dedos estaban destruídos. Me terminaron cociendo con unas cintas de cirugía muy fuertes pero mi pie era un desastre.

Al otro día estaba en muletas y prácticamente no podía caminar. Tenia al día siguiente mi partido de tercera ronda y no podía pisar. Pero tampoco podía permitirme no jugar ese partido para el que había entrenado tanto y para el que me había preparado muchísimo.

Yo tenia ciertos conocimientos y técnicas de control mental para controlar dolores y decidí jugar igual.

Esto es difícil de creer pero jugué ese partido en una sola pierna . Sobre la pierna izquierda. Es que el dolor que sentía en la otra era tan fuerte que no podía pisar.
Terminé ganando el partido en el quinto set y, en ese instante, cuando se fue la concentración y tensión que tenia en el cuerpo, caigo al piso y no pude caminar mas. Muletas y directo al hospital. Me había roto la otra rodilla por jugar tantas horas encima de una sola pierna.

Me rompí el cartílago, la rótula, el femur …. fue un desastre. Y ahí comenzó esta pesadilla que duro 5 años. Tuve 8 operaciones en ese lapso. Entrené 10 horas por día 7 días a la semana durante 5 años.  Mi lucha fue animal. Me clavaron un cuchillo en el corazón. No pude volver a hacer lo que amaba que era jugar. Yo no pude ser el campeón que quise ser.

Hoy mi objetivo es intentar transmitir esa fuerza interior y toda mi experiencia al resto de los jugadores que entreno y que entrené.  Muchos jugadores no son conscientes de lo que la mente puede hacer.
Mi tiempo pasó como jugador pero a su vez me fortaleció como entrenador.
Fue muy duro lo que me pasó e incluso todavía me causa cierto dolor cuando lo cuento. Pero hoy esta superado.

Por eso a veces duele tanto cuando uno entrena jugadores y ve que no están dando el 100 x 100, que a veces pierden el tiempo en tonterías, se quejan, se desconcentran…. pierden las ganas. Yo trato de hacerles entender: Chicos valoren que están sanos porque nunca sabes el día que se te corta.

Yo nunca pensé que a los 24 años no iba a poder jugar más. Tenía otros sueños. La gente no se da cuenta cuando esta sana de lo importante que es la salud. Yo le digo a los chicos que aprovechen hasta las horas de entrenamiento. Mañana no sabes si las vas a tener.

Jueguen al máximo, escuchen al entrenador, porque son privilegiados de poder hacer lo que a ustedes les gusta con una raqueta y una pelota. Simplemente no sabemos lo que va a pasar mañana.

El hombre es un animal complicado y hasta que no pasa algo grave no suele valorar las cosas.

Dicen que es bien de inteligente aprender de las experiencias de los demás y no esperar que le pase a uno para aprender.

Yo recorrí el mundo para curar mi rodilla. Visité médicos, brujos, sanadores, busqué curarme de una manera animal. Recorrí el planeta entero y gasté todo lo que tenia para poder volver a jugar al tenis. Fue muy duro para mi y también para mi familia.

Fue un esfuerzo muy grande y y me enseñó tanto que hoy puedo valorar y mirar las cosas desde otra perspectiva. Para mi, poder hablar de tenis, de lo que me pasó y de lo que aprendí, es el placer mas grande que existe.

Gabriel Markus, destino de número uno. En primera persona.