El pupilo de Kevin Konfederak atraviesa uno de los mejores momentos de su carrera. Y esto, lo lleva a estar a pasitos del top 100, algo inédito para él.


Juan Martín del Potro, Diego Schwartzman y… Guido Andreozzi. Sí, por encima de muchos top 100 y por encima de nombres con mucha historia en el tenis argentino. Guido (N127 del Ranking ATP desde este lunes) es el 7 bravo en el mazo de cartas albiceleste. Sus resultados lo avalan y su arranque de 2018 no hace más que reafirmar la teoría.

RECORD ULTRA POSITIVO

En esta temporada, el diestro hincha de Boca lleva un saldo de 18 triunfos y sólo cinco reveses. Esto, se traduce en dos coronas: Punta del Este y la más reciente, en Túnez. Además de una final donde cayó con Stefano Travaglia en Marbella. Lleva un historial general de 178 alegrías y 117 derrotas, si de Challengers se trata.

ES EL 7 BRAVO, DE VERDAD

De los argentinos que integran el top 200, no sólo es el segundo con mejor récord del año, sino que es parte de los únicos cinco tenistas que tienen más victorias que derrotas. A las pruebas:

1º Del Potro 21-4
2º Andreozzi 18-5
3º Schwartzman 15-8
4º Mayer 10-8
5º Trungelliti 8-4
6º Pella 9-9
7º Delbonis 6-6
8º Berlocq 7-8
9º Bagnis 7-8
10º Zeballos 7-9
11º Kicker 7-10

Lógicamente, el caso de que Peque esté por debajo de Guido no deja de ser por los tipos de torneos que afronta (M1000, ATP 500 o los mismísimos Grandes) y a la calidad de rivales a los que enfrenta. Por lo tanto, no se desmerece el tremendo mérito de Peque, del Yacaré mismo, pero sí se marca la tremenda racha que acarrea Andreozzi. Y en algunos casos, se toman situaciones de jugadores donde han estado este 2018 tanto en ATP como Challengers (por caso Berlocq).

DOS AÑOS

Fueron más de 730 días los que estuvo Guido dentro de los 200 mejores del Circuito, sin salir de ese grupo. Estuvo desplazado de ese lote durante un mes este año, donde se cortó la racha. La última vez que había estado por debajo de ese ranking fue en febrero de 2016. Lo díficil no es llegar… sino sostenerse, pregona el refrán. De todas maneras, rápidamente se reinsertó entre los dos centenares.

SU MEJOR RANKING

Fue en noviembre de 2016, cuando Andreozzi escaló hasta el 109º puesto del escalafón mundial. En esa temporada supo jugar el único Grand Slam que pudo disputar: el US Open. También lo había hecho cuatro años antes. En ambas llegó a esa ocasión por intermedio de la qualy y le ha tocado bailar con rivales complicados: Kei Nishikori y Jo Wilfried Tsonga, respectivamente.

DOBLE MEDALLISTA PANAMERICANO

El que actualmente es acompañado y dirigido por Kevin Konfederak se coronó en dobles mixto (oro) y en dobles masculino (plata). Esto sucedió en el marco de la edición de 2015 en la ciudad de Toronto (Canadá). Hizo dupla junto a María Irigoyen y Facundo Bagnis en esas modalidades mencionadas.

A meses de cumplir 27 años, Guido encuentra plenitud tenística desde una plataforma como la de los Challengers, que suelen ser el trampolín ideal. Da la sensación de que si sostiene este tenis, los puntos por los torneos ATP vendrán solos, las participaciones serán cada vez más y la ambición de llegar al TOP 100 va a ser una gran realidad.

UN HUESO DURO DE ROER

A diferencia de la gran mayoría de los tenistas nacionales, Andreozzi es un jugador que disfruta y se interesa en los torneos disputados en superficie dura. El cemento, al igual que sucede con Del Potro, le sienta bien para su juego. De hecho, sus únicas participaciones en los Grandes, fueron en carpeta dura.

Si el mazo de cartas argentino se repartiera, que me toque el 7 bravo. Andreozzi está dando que hablar, se está haciendo escuchar. Su motor tenístico se está poniendo a punto para rugir de verdad en el Circuito. Abrochen sus cinturones. ¡Ahí viene Guido!

 

Fotografía principal: Zimbio