Argentina tiene protagonismo en la super final de Wimbledon.


A Damián Steiner le llegó el merecido premio a su brillante carrera. El umpire de 44 años fue designado para arbitrar la final de Wimbledon 2019 entre Roger Federer y Novak Djokovic. Galardonado con la Chapa dorada en 2015, el director de la Escuela de Árbitros de la Asociación Argentina de Tenis se convierte en el primer argentino en sentarse en la silla del juez principal en una definición de Grand Slam. Anteriormente ya le había tocado impartir justicia en finales del Torneo de Maestros y Masters 1000.

Foto principal: Sebastian Torok

 

Deja un comentario