Tras una tremenda batalla a cinco sets, el británico cedió ante Bautista Agut y se despidió del Abierto de Australia.


Es duro decir esto, pero ya se sabe. Hoy pudo haber sido el último partido como profesional de Andy Murray. Luego de caer en un intenso partido ante el español Roberto Bautista Agut y quedar eliminado en la primera ronda del Australian Open 2019, el escocés dio cuenta de su adiós y de su enorme desgaste físico tras más de cuatro horas de juego.

Con su cadera maltrecha, Murray, quien no paró de recibir el constante cariño del público australiano, esperará a llegar sin tantos dolores a Wimbledon, donde confían que podrá llegar para despedirse en casa y ante su gente.