No hay excusas. Odio hablar mal de alguien. Soy una persona positiva 100 x 100. Siempre me concentro en la parte positiva de las cosas, en la que suma. Tengo un enorme respeto por ESPN , crecí junto con ellos en Argentina. Viví su evolución y aún sigo vibrando con cada una de sus transmisiones. Son un lugar que me inspira extremo respeto, seriedad y que me despierta valores.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

No hay excusas Odio hablar mal de alguien. Soy una persona positiva 100 x 100 . Siempre me concentro en la parte positiva de las cosas, en la que suma. Tengo un enorme respeto por @espn @espntenis , crecí junto con ellos en Argentina. Viví su evolución y aún sigo vibrando con cada una de sus transmisiones. Son un lugar que me inspira extremo respeto, seriedad y que me despierta valores. No voy a escribir acerca de los pormenores porque no los sé. Pero necesito descargarme. Este 2020 Australia arrancó sin Javier Frana y arrancó igual, como si el hecho de que no esté Javier Frana no fuera relevante. Como presionando el botón de encendido de la tele y ya. Pero no. es No. En la era de las redes sociales, de todo al instante, quiero invitarlos a frenar unos segundos nomas. Javier Frana es el maldito uno. El amo. Es el Roger Federer de las transmisiones. El amo y señor. El pasa caminando y yo lo admiro. Porque viví 20 años de Tenis junto a él. No es mi amigo, lo vi un puñado de veces en La Trinchera pero es como mi amigo y un tremendo referente. No solo como profesional. Sin conocerlo me parece que es una flor de persona. Y tiene que quedar claro. No existe otro como él. Es Roger. No puedo enterarme que Roger se retira del tenis con una carta propia en la que en un renglón dice “Para mi sopresa”. En esta no hay excusas. No es desconectar un cable y que salga de la Matrix. Aunque quieran hacernos creer que es así no es así. Porque si hay gente como Javier Frana entre nosotros, no pierdo la esperanza. No es así. No hay excusas. @diegoamuy para BATennis

Una publicación compartida de BATennis (@batenniscom) el

No voy a escribir acerca de los pormenores porque no los sé. Pero necesito descargarme.
Este 2020 Australia arrancó sin Javier Frana y arrancó igual, como si el hecho de que no esté Javier Frana no fuera relevante. Como presionando el botón de encendido de la tele y ya. Pero no. es No. En la era de las redes sociales, de todo al instante, quiero invitarlos a frenar unos segundos nomas.

Javier Frana es el maldito uno. El amo. Es el Roger Federer de las transmisiones. El amo y señor. El pasa caminando y yo lo admiro. Porque viví 20 años de Tenis junto a él. No es mi amigo, lo vi un puñado de veces en La Trinchera pero es como mi amigo y un tremendo referente. No solo como profesional. Sin conocerlo me parece que es una flor de persona.
Y tiene que quedar claro.

No existe otro como él. Es Roger. No puedo enterarme que Roger se retira del tenis con una carta propia en la que en un renglón dice “Para mi sopresa”. En esta no hay excusas. No es desconectar un cable y que salga de la Matrix. Aunque quieran hacernos creer que es así no es así. Porque si hay gente como Javier Frana entre nosotros, no pierdo la esperanza. No es así. No hay excusas.