El trío Next Gen ya se posiciona en los primero planos a nivel mundial.


Las grandes actuaciones en los últimos años de Karen Khachanov, Daniil Medvedev y Andrey Rublev representa el regreso del tenis ruso a los primeros planos del circuito ATP, ya que estos tres jugadores vienen demostrando un gran nivel que se asemeja al que alguna vez exhibieron Yevgueni Káfelnikov, Marat Safin y Nikolái Davydenko durante fines de los 90 y comienzos de los 2000.

Con Medvedev ubicado en el top ten y tanto Khachanov como Rublev dentro del top 20, el tenis masculino ruso vuelve a tener gran importancia en el circuito luego del retiro de sus grandes figuras hace algunos años.

La última victoria de resonancia de aquella camada de eximios tenistas fue la conquista por parte de Davydenko del Torneo de Maestros, en 2009, cuando se impuso ante Juan Martín Del Potro. Pasaron varios años en los que Mijaíl Yuzhny y Dmitri Tursúnov entre otros, no llegaron a conseguir los mismos logros que Safin y Káfelnikov.

Con la obtención del Masters 1000 de París, a fines del 2018, ante Novak Djokovic, Karen Khachanov comenzó a consolidarse dentro de los mejores tenistas del circuito y le daría un gran impulso al resurgimiento del tenis ruso que no obtenía un Masters 1000 desde la consagración de Davydenko, en Shanghai 2009. A pesar de llegar al top ten, Khachanov no consiguió tener una regularidad el año pasado sin conseguir títulos ni finales.

Pero al mismo tiempo surgió la gran revelación de la última temporada, Daniil Medvedev, quién tuvo un 2019 de despegue al obtener cuatro títulos y llegar a la misma cantidad de finales. Con una consagrada gira por pista dura, en donde obtuvo los Masters 1000 de Cincinnati y Shanghai y alcanzó la final del Us Open y el torneo de Montreal, el oriundo de Moscú llegó a posicionarse como número cuatro en el ranking ATP. Además, fue el tenista con más victorias del año con 59 triunfos.

Por último, la reciente aparición del joven Andrey Rublev, quién irrumpió en el circuito el año pasado consiguiendo el ATP 500 de Hamburgo y este año obteniendo dos títulos, el ATP 250 de Doha y Adelaida, que lo llevó a posicionarse como top 20.

Lo cierto es que con Medvedev, Rublev y Khachanov, Rusia ha vuelto a los primeros planos del mundo del tenis y todavía tiene mucho margen para seguir creciendo.

Por Franco De Winne

Foto principal: Tennis World USA

Deja un comentario