Nick Kyrgios es un hombre perseguido.

Por supuesto, luego de lo que sucedió el año pasado en Montreal, es entendible. Sin embargo, once meses después del incidente,  el australiano tuvo tiempo de corregir su comportamiento. Sigue siendo efusivo dentro de la cancha. Pero en cuanto al vocabulario, por ejemplo, no es peor que un tipo como Andy Murray (que maldice y mucho dentro de la cancha) y recibe el doble de warnings.

Eso me parece injusto.

Pero lo que es más injusto aún es el tratamiento que recibe de los medios en las conferencias de prensa.

Un ejemplo de preguntas para Kyrgios en Wimbledon

Así fueron algunas de las preguntas que recibió Kyrgios desde el arranque de Wimbledon, después de su partido de segunda ronda ante Dustin Brown:

“Parece como si hubieras perdido la calma un poco, o que te has enojado frente a algunas de las decisiones [en la cancha]. ¿Cómo reflexionas respecto a tu comportamiento y la imagen que dejas con esa forma de actuar?”

En un momento, perdió la  paciencia (y no lo culpo, el periodista realmente le acosó):

Obviamente, a Dustin lo conoces muy  bien. ¿Te preocupa que con jugadores que no conoces tan bien, tu lenguaje con el arbitro puede sorprenderlos, impactar en su juego?

“NK: ¿Qué le dije al arbitro hoy?

Tuviste un warning, ¿no?

“NK: No por insultarlo.

Dijiste que hizo un trabajo horrible.

“NK: ¿Es eso maldecir? ¿Vos nunca has dicho una mala palabra en tu vida?

Es…

“NK: ¿Puedes contestar mi pregunta?

No.

“NK: ¿Entonces nunca has puteado en toda tu vida?

Es tu trabajo contestar mi pregunta.

“NK: No, no lo es. Él me preguntó. Es su pregunta, amigo. Es su pregunta.

¿No puteaste? ¿Estás diciendo que no puteaste?

“NK: ¿Qué le dije al arbitro hoy?

Te dije lo que  le dijiste.

“NK: Entonces no putié. Entonces, ¿cómo decir “horrible trabajo” puede impactar a otro jugador? Creo que lo puedes descifrar, crack.

“Estoy preguntando acerca de la charla que tuviste con el juez de silla.

“NK: ¿No viste a Dustin discutir con el juez de silla también? ¿Alguien lo vio? ¿Vieron a Dustin discutiendo también con él, o sólo lo vi yo?”

La reacción del australiano se puede entender. Los medios lo acosan, tal vez para tener más lecturas, más clicks, o mejores declaraciones. Sin embargo, no es muy profesional. Buscar la declaración no es una buena estrategia cuando se trata de un personaje caliente como Nick Kyrgios. Especialmente cuando él ha hecho mucho trabajo para mejorar su actitud, y que lo hizo con éxito.

Otra pregunta innecesaria que recibió fue luego de la tercera ronda:

“Tuviste un comportamiento ejemplar hoy. Pusiste tus botellas de agua en el tacho de basura luego del partido. ¿Fue eso una decisión consciente?”

Sí, eso fue una verdadera pregunta que tuvo Kyrgios. ¿Exagerado, dicen? ¡Muchísimo! Eso fue acoso puro. Buscar pelea.

Los que me conocen saben que la actitud del australiano muchas veces no me gusta. Pero esta vez, estoy con él: ¡que lo dejen respirar un poco, por Dios! Este trato es innecesario. Si él hace algo mal, bueno. Pero en este Wimbledon, lo que hacen algunos periodistas es definitivamente exagerado.

(Foto: Getty Images)