La subcampeona de Roland Garros 2012 hizo su descargo por dar positivo en consumo de letrozol, sustancia que ingiere su madre contra el cáncer. 


La tenista italiana Sara Errani no sale del shock que le ha provocado su dopping positivo. Fue muy clara en sus dichos respecto a este tema en conferencia de prensa.

Rompiendo en llanto, la azzurra de 30 años manifestó: “Fue un consumo involuntario de algo que únicamente se pudo haber metido en la comida. Descartamos cualquier otra posibilidad de ingerir un medicamento perteneciente a mi madre y que no beneficia a mi rendimiento“.

Sara mira al horizonte y sabe que se perderá citas importantes.

Además, reafirmó su honor ante el desprestigio que suele generar noticias como ésta: “No soy una tramposa. Jamás he ingerido sustancias prohibidas durante mi carrera. La cantidad de letrozol que aparece es incluso menor al que posee una píldora. Siento mucha rabia y volveré con mayor fuerza al circuito“.

La sanción a Errani por parte de la ITF fue por dos meses. Finalizará el 2/10, perdiéndose el US Open. 

 

Fotos Sara Errani (Getty Images)