El bueno de Gaël deslumbró a todos en Amberes con una pirueta para el aplauso.


Porque siempre se puede reinventar un golpe. Gaël Monfils volvió a lucir su repertorio con una jugada digna para la ovación en el ATP 250 de Amberes.