Cuatro de los mejores 50 jugadores del ranking han disputado, mediante Wild Card y aprobación de ATP, torneos de segundo orden en la temporada 2021, pero ninguno ha podido superar los cuartos de final.


En Orleans, Francia, sobre indoor, el local Ugo Humbert (26°), que este año ganó el ATP 500 de Halle y derrotó a tres Top Ten, cayó en la primera ronda ante su compatriota Quentin Halys (159°) por 7-6(12), 6-4 y lleva 5 caídas al hilo.

Algunas semanas después de vencer a Novak Djokovic (1°) en Montecarlo, el británico Daniel Evans (27° en aquel entonces), se presentó en el Challenger de Nottingham y se despidió en los cuartos de final ante el estadounidense Denis Kudla (120°) por 6-4, 1-6, 6-4.

El galo Benoit Paire (46°), cosechaba siete derrotas consecutivas y jugó en Braunschweig. En esa sintonía, a pesar de haber ganado en el debut, cedió ante el checo Vit Kopriva (264°) por 1-6, 6-2, 6-2 en octavos de final y levantó su nivel al mes siguiente, cuando llegó a cuartos de final del Masters 1000 de Cincinnati.

Uno de los mejores jugadores de polvo de ladrillo es el español Albert Ramos Viñolas (48°), que trae consigo más de 100 triunfos en ATP 250. Este año coronó el torneo de Estoril pero, hace dos semanas, fue eliminado en primera ronda del Challenger de Szczezin ante su compatriota Nicola Kuhn (288°) por 1-6, 6-4, 6-4.

Algunos “bajan” a disputar Challengers para recuperar confianza, otros para sumar puntos extra; lo cierto es que nada resulta una garantía de resultados, porque el nivel de estos torneos es cada vez más elevado.

Deja un comentario