El efecto Nick Kyrgios dice presente cada vez más, semana tras semana en el circuito ATP y más precisamente en los Challengers.


El saque de abajo es un arma completamente legal pero se ve su utilización como un acto desleal hacia el rival, cmo si habláramos de una falta de respeto.

Nick Kyrgios es llamado a ser el precursor de este golpe para las nuevas generaciones, sin embargo no hay que olvidar al histórico Michael Chang quien se animó a realizar el “saque cuchara” con 17 años frente a Ivan Lendl en Roland Garros.

En la jornada de hoy en el Challenger de Ferrero en Villena pudimos ver no uno, sino dos puntos utilizándose este recurso. Pero a estar atentos, que los sacadores no corrieron con la misma de las suertes.

El primero de ellos fue el español Lopez Perez que se animó a ejecutar este saque con triple break point en contra.


El segundo de los casos fue Davidovich Fokina, quien también con un break point en contra, no obtuvo el resultado deseado.


Una semana atrás Alejandro Davidovich Fokina demostró ser un abonado a este saque utilizándolo ante el brasilero Tiago Monteiro.


Lo que parece ser un golpe extraño, visto tácticamente no esta del todo mal. “Definitivamente yo creo que es una táctica. Desde ese punto de vista no deberías avergonzarte si lo intentas. ¿Por qué no intentarlo?” declaró Roger Federer en el último ATP de Acapulco.

Aclaramos que esto no es nada nuevo en el mundo del tenis, pero sí es cierto que a partir de la implementación de este recurso por parte de Kyrgios en Acapulco y luego en Miami se comenzaron a ver más jugadores intentándolo dentro del circuito ATP.