La jornada suspendida por las inclemencias meteorológicas del clima generó inconvenientes para los organizadores del torneo italiano.


Hoy se esperaba un día de alto voltaje tenístico en el Masters 1000 de Roma. Con los debuts de Roger Federer, Novak Djokovic, Rafa Nadal y Juan Martín del Potro, los fanáticos presagiaban un miércoles de ensueño en el Foro Itálico. Sin embargo, la incesante lluvia que cayó sobre la capital italiana conspiró con el deseo de los aficionados.

Con la noticia de que se duplicaría el precio de las entradas por ver a Federer en su primer partido del certamen, medida no exenta de polémica, hoy la organización aclaró que, según bajo los términos y condiciones que rigen la política de venta de entradas, no se devolverá el dinero de las mismas en caso de que la totalidad de la jornada quedara suspendida por razones climáticas.

Esta norma, aceptada por las personas al adquirir los tickets, causó nuevamente la polémica entre la gente y los directivos del torneo. Con la confirmación de que no reembolsarán a las personas con su correspondiente dinero, ahora la organización busca acomodarlos en la jornada de mañana o de algún otro día (aunque ya casi se encuentren agotados los lugares disponibles) o regalar entradas para el Masters 1000 de Roma del año próximo.

Foto principal: Mundo Deportivo

Deja un comentario