El último Grand Slam del año no quiere más situaciones bochornosas como la sucedida en la final del 2018.



Tras la controvertida situación generada en la final del US Open 2018, la organización del torneo neoyorquino ha decidido que el español Carlos Ramos, juez de silla protagonista del escándalo de Serena Williams en el partido decisivo ante Naomi Osaka, no impartirá justicia en ningún encuentro que disputen las hermanas Williams. Así es, ni Venus y obviamente, la propia Serena.

“No tenemos la necesidad de avivar la polémica con Ramos. Se van a disputar más de 900 partidos en dos semanas y en la mayoría de ellos su presencia no levantará suspicacias. Queremos evitar distracciones y polémicas”, aseguró Stacey Allaster, directora ejecutiva de la Federación estadounidense de Tenis.

Foto principal: US Open