Debido a las complicaciones meteorológicas, la gira de hierba se ve seriamente afectada en Nottingham.


El WTA de Nottingham, Gran Bretaña, está viviendo una presente edición condicionada por las adversas condiciones climáticas. La lluvia ha derivado en la decisión de los organizadores de mover los partidos tanto del certamen femenino como del Challenger masculino que se disputa en conjunto en esa misma ciudad a canchas de cemento bajo techa, una superficie visiblemente distinta a la del césped y que resulta raro de asimilar para mujeres y varones.

Esto resulta contraproducente para los tenistas si tenemos en cuenta los pocos torneos de preparación previos a Wimbledon, y también para el torneo mismo, que ve reducida al máximo la cantidad de público que esperaba sentarse en las gradas de las canchas exteriores para ver los partidos, lo que también significa una sustancial pérdida económica.


Pospisil derriba un mito: ¿Se puede vivir del tenis estando fuera del Top 50?

Nadal a los 16 años: “Me gusta más jugar en hierba que en arcilla”

La dieta que ayudó a Nadal a ganar su duodécimo Roland Garros


 

Foto principal: Nature Valley Open

Deja un comentario