¡Atención, Hollywood! Entre los días 20 de febrero y 7 de marzo del 2021 se escribió en Argentina el mejor guion deportivo de la historia. Créanme que supera a las ya consagradas Rocky, Karate Kid, Rush, Toro Salvaje, Million Dolar Baby, Invictus, Moneyball, Escape a la Victoria o Carrozas de Fuego.

Lo que sucedió en las ciudades de Córdoba y de Buenos Aires fue una locura impensada y difícil de poder explicar, fue un sueño del cual uno no quiere despertarse. Ya pasaron 48hs y uno se sigue preguntando, incrédulamente, si realmente sucedió.

Pongamos en contexto cómo es el tenis en la actualidad, y lo difícil (por no decir imposible) que es para un jugador que la pelea en los puestos 200, 300 o 400 del ranking mundial, poder llegar a meterse en el Top-100 o tener la posibilidad de jugar un torneo del ATP Tour. Todo es cuesta arriba para éstos tenistas, luchando en los futures y challengers de todo el mundo, sumado a los inconvenientes económicos que sufrimos los argentinos para poder viajar.

La historia ya es conocida, tanto Juan Manuel como Francisco Cerúndolo empezaron desde la qualy y llegaron a la final del Córdoba Open y del Argentina Open, respectivamente. Nadie les regaló nada: lo que lograron ambos fue notable y emocionante, fruto del esfuerzo y el sacrificio que le ponen desde hace varios años.

Los hermanos Cerúndolo rompieron con todos los moldes, hay que tirar todos los libros y escribirlos nuevamente. Porque se puede llegar, claro que se puede, pero de la manera en que lo hicieron éstos muchachos pensábamos que no era posible.

Merecidas felicitaciones para ambos tenistas quienes, además de ser notables jugadores, son dos muchachos excelentes. A su vez no hay que dejar de destacar, también, la responsabilidad del entorno familiar, personas conocidas y queridas en nuestro ambiente tenístico como lo son sus padres Alejandro “el Toto” y María Luz, y su hermana Constanza, “Coni”, que se destaca en las Leonas.

El tenis argentino recibió una dosis de futuro, como hace tiempo no pasaba. Porque no sólo nos ilusionamos con Juanma y Fran, sino que también tenemos a Facundo Díaz Acosta, Thiago Tirante, Sebastián Baez, Tomás Etcheverry, Camilo Ugo, Axel Geller, Bautista Torres, Román Burruchaga y varios más.

Todos luchándola en la trinchera, todos con un potencial enorme. Desde aquí, el deseo de que nunca duden en seguir laburando, porque la oportunidad va a llegar. Los fieles siempre vamos a estar, apoyándolos en todo momento y disfrutando también de cada pasito que vayan logrando.