En los cuartos de final del Abierto de Australia sucedió algo demasiado llamativo.

Serena Williams estaba 5-1 sobre Karolina Pliskova en el set definitorio y tuvo cuatro match points pero no pudo cerrar el partido. La checa terminó imponiéndose por 6-4 4-6 y 7-5.