En una época regida por la economía y con una sociedad resultadista como testigo, aún quedan líricos, románticos y magos encantadores.

Gracias Gael Monfils por ponerle siempre un toque distinto a la monotonía.

Moviendo a Ebden en la primera ronda de Indian Wells

No look Drop Shot