En este mismo torneo pero hace unos 14 años, Guillermo Coria alcanzaba la final y demostraba su talento sobre cemento.


Ubicado en la cuarta posición del ranking mundial y habiendo sido campeón en el ATP de Buenos Aires, Guillermo Coria llegaba a Miami con gran impulso pero sabiendo que el cemento no era su superficie favorita.

El mago una vez más sorprendió a todos, superó a Wayne Ferreira, Juan I. Chela, J. Benneteau, Nicolas Kiefer y a Fernando Gonzalez en semifinales para chocar con Andy Roddick (2 del mundo) en la definición.

Roger Federer era el 1 y perdió con el preclasificado número 32 del torneo. ¿Quieren el nombre y apellido? Un tal Rafael Nadal. A la postre derrotado por el bombardero de la Reina. Ver link al cuadro de Miami 2004.

La final entre Guillermo Coria y Andy Roddick fue vibrante. El mago pudo hacerse con el primer set a pura improvisación y talento. Y luego su físico le dijo basta (atendido por dolores en la cintura) y debió abandonar finalizado el tercer set (en ese momento las finales de Masters 1000 eran a 5 sets). Roddick lo venció por 6-7(2) 6-3 6-1 (Ret).

El Mago Coria, talento y movilidad única, tal vez sólo comparable con el Chino Rios y una inteligencia y capacidad para darse cuenta como complicar a sus rivales maravillosa.

La pena de no haberlo podido disfrutar aunque sea un poco más. Un extraterrestre que con su metro 75 se plantaba contra quien fuera en la superficie que fuese. Siempre encontraba un hueco para brillar e improvisar.

Magia en estado puro. ¡Te extrañamos Guille!

 

1 Comentario

  1. Era un placer ver jugar a Coria, sus partidos con Agassi son memorables…

Comments are closed.