La argentina Nadia Podoroska, número 47 del ranking WTA, perdió en su estreno en el WTA 500 de Abu Dhabi por 6-3, 6-3 ante la española Sara Sorribes Tormo (66°). “Es un llamado de atención para seguir trabajando, no me sentí competitiva en la cancha”, recalcó.

La semifinalista de Roland Garros 2020 no pudo estirar lo que había mostrado la temporada pasada y tuvo una jornada para el olvido, en la que no pudo aprovechar sus chances de adelantarse en el marcador, claramente errática en los momentos importantes (también cometió 7 doble faltas). La española hizo su trabajo; se mantuvo centrada y fue certera a la hora de mantener la ventaja, a base de un juego defensivo y realmente sólido.

En la rueda de prensa posterior al partido de primera ronda, La Peque se sinceró: “Fue un partido complicado en el que nunca entré. Me noté muy pensante y poco paciente. Es un llamado de atención para seguir trabajando. La táctica estaba bien planteada y me daba resultado cuando la lograba; el mayor error estuvo en no sostenerlo, no me sentí competitiva en la cancha. Ella te hace jugar todos los puntos y tiene mérito por eso”.

Más allá de que con su rival de hoy competirá en el torneo de dobles, la próxima parada para la referente del tenis femenino será en el WTA 500 de Melbourne a partir del 31/1, posterior a la cuarentena que iniciará desde mediados hasta finales enero en Australia.